Domingo 08 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Multiplicación de turistas



Como parte de su recorrido por la delegación Gustavo A. Madero, la caravana de turisteros  que encabeza Miguel Torruco, secretario de  Turismo del Gobierno del  Distrito  Federal, hizo escala en la Villa de Guadalupe, sede de dos basílicas dedicadas a nuestra señora de  Guadalupe y del Cerro del Tepeyac, escenario de sus apariciones.

Refiero lo anterior porque se trata del templo católico más visitado del hemisferio y acaso del mundo, ya que cada año  recibe la visita de millones de personas y porque el año próximo, en septiembre del  2014,  Santiago de Compostela  será  sede del primer Congreso Mundial de Peregrinaciones  a cargo de la Organización Mundial de Turismo, cuyo secretario general es Taleb Rifai, viejo conocido de México.

El día de la presentación del evento, Rifai recordó que el turismo representa el 9 por ciento del PIB mundial y que emplea a una de cada once personas que trabajan en el mundo. Rifai fue más allá y dijo que además de su importancia económica, que es obvia, el turismo tiene que promover otros valores como el fin de las hostilidades a nivel mundial, pues la industria de viajes promueve valores como la  tolerancia, la interacción, el diálogo y el entendimiento, sin cuya presencia no funcionaría la actividad turística.

No hay que perder de vista que países como  España y Francia, que están desde hace décadas en el top five mundial, fundamentan mucho de su éxito en el turismo religioso, en particular en la ruta de las peregrinaciones.  Santiago de Compostela es ejemplo de operación del turismo religioso. Más de la mitad de los digamos peregrinos que llegan a esas tierras gallegas, no es español, sino que se trata de turismo internacional. En el 2015 se celebran, por cierto, 800 años de la peregrinación de Francisco de  Asís a  Compostela. El turismo religioso atrae conceptos como cultura, ética, historia, trascendencia. A pesar de la fuerza de los destinos de sol y playa,  España voltea cada vez más la vista al turismo cultural para atender a un turista más informado, mejor formado que  quiere otro tipo de experiencias.

México tiene en la Basílica una verdadera joya de turismo religioso que no se ha transformado en un producto turístico atractivo. También hay que incluir la pasión de Iztapalapa, con la característica de que su impacto se reduce a los llamados Días Santos. Al templo de San Hipólito, donde se venera a San Judas Tadeo, también acuden cientos de miles de fieles pero está muy lejos de estar en valor turístico. Lo hemos dicho antes, pero es momento de repetirlo, la Basílica de San Pedro y los santuarios de Lourdes en Francia  y de Fátima en Portugal son verdaderos emporios  turísticos  que hacen día con día el milagro de la multiplicación de los turistas. Las cifras cambian, pero el pastel de turismo religioso en el mundo es superior a los 12 mil millones de euros. Lo que urge en nuestro país, y de manera muy particular en la  ciudad de México, con un sitio como la Basílica es una gestión  turística profesional en la que participen prestadores de servicios de todos los  niveles.

El turismo es para esa zona de la ciudad una oportunidad única,  de corto plazo,  de reactivar la economía, dignificarla. El camino para hacerlo es diseñar  actividades atractivas para que los peregrinos se queden más tiempo en la zona,  que  incluso puedan pernoctar en un buen hotel, no en un hotel de paso ni nada por estilo. Demanda un esfuerzo pero lo más importante, los peregrinos,  ahí están por millones y van seguir acudiendo por los siglos de los siglos. Que quede claro, no se trata de metalizar una creencia,  se trata de contribuir al bienestar de miles de familias mexicanos que requieren un mejor ingreso para cubrir sus necesidades. Los expertos recomiendan la conformación de circuitos que incluya  varios sitios de interés turístico vinculado a la religión, donde los visitantes o peregrinos reciban servicios de calidad.

El secretario Torruco Marqués visitó ayer, como quedó dicho, el más importante templo mariano del mundo, el santuario de la fe católica dedicado a la Virgen María, al norte de la Ciudad de México, que oficialmente se llama Insigne y Nacional Basílica de Santa María de Guadalupe. O simplemente, Basílica de Guadalupe. Habrá que pedirle otro milagrito.

jasaicamacho@yahoo.com

Columnas anteriores