Sábado 07 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Turismo religioso, el negocio de la fe


Aleluya.- Dicen los que saben que el turismo religioso puede ser la bendición que estaba esperando el sector para tener un crecimiento acelerado. Para algunas almas piadosas juntar las palabras turismo y religión puede sonar a herejía, pero no lo es, es justamente lo contrario, un acto de profunda fe que millones de personas en el mundo, hablo de más de 300 millones de personas, llevan a cabo cada año para trasladarse de sus lugares de origen a sitios de culto. En el viaje duermen, comen, compran, efectúan un gasto que, bien administrado, puede transformarse en un negocio que cuente con el aval de la divinidad y beneficie a miles de familia. No digo que se trate de descubrir el polvo rojo de los ladrillos, nada de eso, entre nosotros los viajes por motivos religiosos se realizan desde hace siglos, me refiero a diseñar acciones para poner en valor a los lugares más socorridos por las peregrinaciones tal y como hacen, con éxito, en muchas ciudades de Europa, en España, Francia e Italia.

¿Se vale hacer negocio con la fe? Desde mi punto de vista no sólo se vale sino que es obligado para bien de los peregrinos y de los prestadores de servicios. No hay nada reprochable en equipar de manera digna los santuarios para atender a la gente como Dios manda y obtener ganancias. Quienes han visitado los sitios donde se apareció la virgen en Lourdes o Fátima, o han recorrido el Camino de Santiago lo saben muy bien. La gente viaja cuando las cosas marchas bien y cuando las cosas van mal peregrinan. De manera que de cualquier forma se trasladan. El Distrito Federal cuenta, lo adivinó usted, con el desino líder en peregrinaciones a nivel mundial, que es la Basílica de la Virgen de Guadalupe, allá en la Villa, a las faldas del cerro del Tepeyac. La nueva Basílica fue construida en la década de los años 70 por un grupo de arquitectos entre los que estaba Pedro Ramírez Vázquez. Todo esto sale a colación porque este día el secretario de Turismo del Distrito Federal, Miguel Torruco, presenta un nuevo producto de turismo religioso para la ciudad de México. Hay que conocerlo.

Paisanos.- Torruco, por cierto, acaba de regresar de Estados Unidos donde realizó la presentación del programa Mis Raíces dedicado a los México-norteamericanos. La idea es que realicen un reencuentro con la tierra de sus ancestros, para entrar en contacto con una tradición,  una historia, una religión que define la nacionalidad incluso más allá de las fronteras. Se trata de que esos paisanos, con ganas y dinero para viajar, disfruten las atracciones, la música, la comida, la magia de la ciudad y claro se gasten aquí todos los dólares posibles.

Cónsules.- La secretaria de Turismo, Claudia Ruiz Massieu, ofreció ayer a los cónsules honorarios del país una charla sobre el estado que guarda la actividad turística en México y las oportunidades de inversión que ofrece en esta coyuntura que tiene el rasgo dominante que México quiere ser un actor global. La inversión con un sentido turístico integral genera beneficios sociales y económicos de alto impacto, manifestó la funcionaria. Anotó que las características del sector permiten que se genere un círculo virtuoso entre la inversión pública y privada, detonando la rentabilidad económica y el beneficio social, con respecto al medio ambiente. Ruiz Massieu informó sobre la apertura de dos oficinas del Consejo de Promoción Turística de México (CPTM): una en Bogotá, Colombia, ante el incremento del mercado Asia-Pacífico, y otra en Moscú, Rusia, país emergente cuyo turismo está creciendo significativamente en México.

jasaicamacho@yahoo.com

@juan_asai