Sábado 14 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

El Papa, contra depredadores de la Amazonia y abierto a casar curas en esa región


El papa Francisco denunció este domingo que “intereses” económicos están detrás de los incendios “como el que recientemente ha devastado la Amazonía”, en víspera de que se abra el Sínodo de obispos de los países de la región, que durante veinte días abordará asuntos que podrían hacer historia dentro de la Iglesia, como el casamiento de sacerdotes, lo que podría poner en pie de guerra al sector ultraconservador de la Iglesia.

Para que quede clara su postura medioambientalista, el pontífice argentino se reunió con líderes indígenas amazónicos para expresar que está con ellos en la lucha contra la depredación de la selva.

En la misa en la basílica de San Pedro congregó a los 185 padres sinodales, entre ellos 113 obispos llegados de los nueve países amazónicos: Guyana francesa, República Cooperativista de Guyana, Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Brasil, Bolivia y Perú.

“Cuántas veces ha habido colonización en vez de evangelización. Dios nos guarde de la avidez de los nuevos colonialismos”, afirmó y se refirió al “fuego aplicado por los intereses que destruyen, como el que recientemente ha devastado la Amazonía, que no es el del Evangelio”.

Desde hoy, la asamblea sinodal debatirá temas como “la criminalización y el asesinato de líderes y activistas defensores del territorio”, y “la apropiación y privatización de bienes naturales”.

Mensaje a los ultras. Además de su apoyo explícito a la causa medioambientalista e indigenista, el Papa envió un mensaje implícito al sector ultra de la Iglesia.

En su sermón, advirtió que algunos líderes de la Iglesia se arriesgaban a convertirse en “burócratas, no pastores”, y los instó a tener el coraje de estar abiertos al cambio.

Uno de los temas más polémicos del sínodo es si se debe permitir que “hombres probados” casados mayores, con familias y una posición sólida en las comunidades locales se ordenen como sacerdotes en el Amazonas.

Esa solución a la escasez de sacerdotes, respaldada por muchos obispos sudamericanos, permitiría a los católicos en áreas aisladas asistir a misa y recibir los sacramentos regularmente. Al menos el 85% de las aldeas en la Amazonía, una vasta región que abarca ocho países y el territorio francés de Guayana, no pueden celebrar misa todas las semanas.

Bolsonaro contra Francisco. El llamado de Francisco a una apertura no surtió efecto, sino todo lo contrario. El sector ultra, a través de fuentes anónimas, denunció que si se rompe el celibato en la región amazónica sería un “caballo de Troya” que se extendería a toda la Iglesia católica. Denuncian que el documento de trabajo del sínodo era herético, incluido lo que calificaron de reconocimiento implícito de formas de paganismo y panteísmo practicadas por indígenas, como el “culto a la naturaleza”.

El último en sumarse a las críticas ha sido el gobierno del ultraderechista y evangelista brasileño Jair Bolsonaro, quien acusa al pontífice argentino de promover una reunión que dañaría “la soberanía de algunos gobiernos”.