Domingo 08 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Miguel Torruco en el Senado



En el marco del Primer Informe de Gobierno, el secretario de Turismo, Miguel Torruco, sostuvo una reunión con los integrantes de la Comisión de Turismo del Senado.

El secretario, para dar contexto a los senadores que lo escuchaban, dio a conocer algunas cifras centrales que recupero. Dijo que al cierre del 2018 el país se encontraba en el lugar siete del ranking mundial de turismo por número de visitantes internacionales y en la posición 16 por captación de divisas, con 22 mil 500 millones de dólares. En relación al gasto per cápita el país está en la posición 40, muy lejos del fogón.

El funcionario insistió en que el potencial turístico de una nación se debe medir por las divisas que capta y superar esas posiciones, la 16 y la 40, es el objetivo de la presenta administración. La actividad turística representa el 8.8 por ciento del PIB, lo que pone en evidencia la importancia del sector en la economía nacional, ya que además es el principal empleador de mujeres y jóvenes.

Las proyecciones para este año son buenas. Hay creación de empleos y muchos hoteles en construcción, lo que aumenta la oferta del país. El saldo de la balanza turística, lo que gastan aquí los visitantes en contraste con lo que gastamos afuera, favorece al país por una diferencia de 11 mil 200 millones de dólares.

Los principales mercados emisores son, como sabemos: Estados Unidos en primer lugar, seguido de Canadá que está creciente, le siguen Europa y después Asia. Esos visitantes se dirigen sobre todo a Cancún y Riviera Maya, CDMX, Puerta Vallarta y Nayarit, BC y BCS.

Anunció el funcionario que el turismo social se lanzará el próximo año, pues la 4T considera al turismo como una herramienta de reconciliación social, la frase más usada en la dependencia es “No más paraísos turísticos con infiernos de marginación”, de ahora en adelante se buscará beneficiar a las comunidades, a la población local. No habrá nuevos polos turísticos en este sexenio, sino que se van a consolidar los que ya existen.

El modelo turístico con un sentido social o incluyente se intentará diversificar en los mercados y tener una actividad sostenible: con beneficio a la población local, autofinanciable, amigable con el ambiente. Torruco reconoció que no fue posible lanzar el programa de turismo social el primer año por los importantes reacomodos que experimentó el sector.

Recordó, eso sí, que el Tren Maya es el gran proyecto sexenal de la actual administración y que está en manos de Fonatur.  Este tren contará con 16 estaciones, tendrá 190 atractivos de alto impacto, ya comienzan a diseñarse los paquetes y se emprenderá la promoción en ferias. El tren será para turistas, claro, pero también de carga y  para ayudar a que los trabajadores tengan opciones de movilidad a sus centros de trabajo. En buena medida, el éxito o fracaso de la 4T en materia turística dependerá de que al final del sexenio el Tren Maya sea una realidad.

El turismo es central para la economía del país. Los cambios de este primer año, que fueron sustantivos, cruzados por la divisa de una austeridad en ocasiones excesiva, no deben detener su marcha. No está en juego la reputación de un político o de una administración, sino la oportunidad de bienestar para las miles de familias cuyos ingresos están vinculados a la industria de viajes. Por ellos habrá que hacer votos porque el gobierno entregue buenas cuentas.

Columnas anteriores