Sábado 07 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Morena. Garrote vil



Morena da mala espina. Su desempeño como partido en el poder, que se quiere quedar varios lustros en la cima de la pirámide, genera malas sensaciones. Parece que quiere hacerlo, eso de quedarse en el poder, a la mala. El comportamiento de su dirigente nacional, que se llamaba Citlali y se puso Yeidckol, es por demás siniestro. Es de las que sostiene que el fin justifica los medios, los que sean, sin ningún tipo de escrúpulos, con tal de que AMLO y su partido acumulen más poder por más tiempo. De hecho, ella encabeza la mesa que más aplaude decisiones, como extender el periodo gubernamental en Baja California y aplicar la “Ley Garrote” en Tabasco.

Se trata de acciones claramente inconstitucionales que muestran de manera grotesca un apetito de poder que no se detiene ante nimiedades como las leyes o las instituciones. No tienen defensa sensata, son delitos atrapados en flagrancia. El caso de BC no acepta debate. Las reglas del juego no se pueden cambiar ni durante el juego ni después de él. Es obvio. No sólo es algo ilegal sino que sienta un precedente peligroso para otros estados. ¿Qué diría Morena si el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, mueve sus piezas, y el Congreso local lo nombra gobernador vitalicio, sin tener que pasar por las urnas, hasta que el cuerpo aguante?

Morena se hace guaje con lo de BC porque es una intentona, un primer ejercicio, para que López Obrador haga lo mismo a nivel federal y alargue su periodo más allá del 2024 si el Congreso de la Unión se lo permite. No hay otra explicación. El caso de la llamada “Ley Garrote” en Tabasco es un alarde de cinismo al que no se atrevieron ni PRI ni PAN, pero que Morena hace como si nada. Los diputados morenistas de Tabasco impusieron penas de cárcel a acciones que López Obrador hizo y de las que salió impune, como bloquear pozos petroleros, también en Tabasco, o acampar durante semanas en Reforma en la CDMX.

Andrés Manuel dice que sus causas fueron justas y las causas de los otros, que no son de su partido, son injustas y merecen la cárcel. Es una reflexión muy peligrosa, digna de un régimen totalitario. Si esa ley hubiera estado vigente cuando él tomó los pozos petroleros para lanzar su carrera política, habría estado en prisión todo este tiempo. Como era de esperarse, Yeidckol, que piensa mucho en Cuba y los hermanos Castro, apoyó la medida e incluso dijo, para dejar las cosas en claro, que es para evitar que alguien quiera parar la construcción de la refinería de Dos Bocas. Lo dicho, la isla caribeña.

Conozco muchas personas inteligentes, incluso comprometidas con la democracia, que votaron por Morena el año pasado y que un año después no saben cómo explicar lo que está sucediendo. ¿Hacia dónde nos conduce esto? La que puede enderezar los entuertos es la Suprema Corte de Justicia de la Nación, donde ya hay magistrados bajo las órdenes del nuevo gobierno, aunque todavía, por fortuna, no son mayoría. Es su oportunidad de redireccionar el rumbo del país por el camino que marca la Constitución y las leyes que de ella emanan. Si la 4T también tumba a la Suprema Corte estaremos fritos.

No regateo la legitimidad del gobierno de AMLO y asumo su mayoría en el Congreso, pero todos ellos, el Presidente, los diputados y los senadores, protestaron sus cargos diciendo que cumplirían y harían cumplir la Constitución y las leyes que de ella emanan. Háganlo.

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Columnas anteriores