Sábado 07 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Cabo Pulmo 1-Cabo Dorado 0



Turismo.—Partamos de una realidad inexorable. El turismo del futuro será amigable con la naturaleza o no será. Las corrientes turísticas internacionales premian a los destinos verdes y castigan a los depredadores. Esto no quiere decir que no haya nuevos desarrollos turísticos, supone que a partir de ahora el apartado de impacto ambiental será prioritario. Se puede conjugar el cuidado ambiental con nuevas inversiones en el ámbito turístico, pero hay que tomar en cuenta, desde el principio del proyecto, las implicaciones ambientales que se confunden con frecuencia con diferendos políticos.

Esto viene a cuento porque los grupos empresariales que querían desarrollar el proyecto turístico de Cabo Dorado, en Baja California Sur, resolvieron parar en seco los trámites para obtener los permisos gubernamentales para emprender la obra. Se trata de Glorious Earth Group y Beijing Sansong International Trade Group que hace unos días, por medio de una inserción en la prensa nacional, establecieron lo siguiente: “En vista de las importantes preocupaciones que se han generado en torno al proyecto Cabo Dorado en relación a los riesgos que pudiera implicar al medio ambiente y la preservación del Parque Nacional Cabo Pulmo, los inversionistas hemos decidido retirar la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) e interrumpir el proceso de evaluación sobre la misma, de acuerdo a la Ley General de Equilibrio Ecológico y su reglamento así como la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

Esta decisión se ha tomado con el fin de poder, en un futuro próximo, reiniciar este procedimiento con un nuevo proyecto y una nueva MIA que tome en cuenta en forma detallada las críticas fundadas que se han manifestado y las cuales hemos escuchado con el mayor respeto y detenimiento. Reiteramos lo que ya hemos manifestado desde la presentación de la MIA mencionada. Nuestro objetivo es lograr un proyecto que beneficie a la zona y que propicie un mayor cuidado de las características fundamentales de la naturaleza y el ambiente.

Consideramos al Parque Nacional Cabo Pulmo como un área marina que debe ser preservada y que, por ende, cualquier proyecto deberá asegurar dicho objetivo. Creemos sin embargo que sí es posible lograr un desarrollo sustentable en esta zona Esperamos contar con la participación de los principales opositores al proyecto para redefinirlo de tal forma que se logre este desarrollo sustentable y se asegure la preservación del Parque Nacional Cabo Pulmo”.

De lo expresado por los empresarios se desprende que cambian el dedo de renglón, pero no lo quitan, pues siguen pensando que en esa zona se pueden desarrollar proyectos turísticos. Uno diferente, pero ahí. Se puede considerar un triunfo para los grupos ambientalistas, entre los que hay de todo, desde fundamentalistas que quieren regresar a los tiempos previos al Arca de Noé, hasta gente ilustrada convencida que la defensa de las reservas naturales es la mejor forma de defender la viabilidad del país. En Cabo Dorado se tenía proyectada una inversión de 3 mil 600 millones de dólares y la creación de 18 mil empleos formales, o sea 18 mil familias habrían tenido una oportunidad real de progreso. Tendrán que seguir esperando hasta que se presente un nuevo proyecto y éste reciba el visto bueno de los ambientalistas, que por lo visto están antes que las autoridades federales en la materia.

Parque Nacional.—En Cabo Pulmo hay un arrecife coralino único en el Mar de Cortés que se distingue por su diversidad biológica en el hemisferio norte del continente americano. Desde hace años se promovió su conservación que supone limitar al máximo el impacto de la actividad humana en la zona. Desde junio de 1995 el área fue decretada como protegida bajo la categoría de Parque Nacional Marino.

@juan_asai
 

Columnas anteriores