Miércoles 11 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

El vía crucis de las campañas



Para beneficio de los colegas periodistas que cubren guardias en las redacciones de los medios de información, los políticos, sin temor a Dios, van a seguir chambeando esta Semana Santa. El inicio formal de las campañas de proselitismo tiene a casi todos en sus puestos. No les queda de otra. A partir de hoy y hasta el primer  domingo de junio, no podrán perder ni un minuto. Todavía hay asuntos que dilucidar, como cuáles programas  sociales tendrán que parar por la veda electoral y cuáles  tienen que seguir a pesar de que los candidatos anden haciendo sus conocidas piruetas. 

En el Distrito Federal hay indicios de que justo el Jueves  Santo, a la hora del vía crucis, el secretario de Gobierno  tendrá reunión con representantes de los partidos para  dejar las cosas en claro y que todos sepan a qué atenerse. Todos saben que el Distrito Federal será el escenario de la lucha estelar entre PRD y Morena, que también  pelarán en Guerrero y Michoacán, pero la lucha estelar  será en el ring chilango. Se van a dar con todo. Será así  porque estos partidos dirimen, en junio del 2015, sus carriles para la carrera presidencial del 2018. 

Me explico. En esta elección la izquierda tiene que competir dividida, porque la ley electoral estipula que los  debutantes tienen que rascarse con sus propias uñas. El  voto dividido es miel sobre hojuelas para el PRI, y en parte para el PAN, que así aseguran, casi caminando, los primeros dos lugares de la competencia. Esto ocurrirá, todo lo indica, este año. El PRI, a pesar de los pesares, se mantendrá como primera fuerza con una delantera cómoda que aunada a los votos del Verde le puede dar fuerza mayoritaria en el Congreso. César Camacho llegará fuerte al 2018. Le recomendamos no perderlo de vista.

El PAN recuperará el segundo lugar que perdió en el 2012 y su bancada en San Lázaro servirá como plataforma de lanzamiento de Gustavo Madero para el 2018.  Este es el guión. Pero para la elección presidencial, Morena podrá ir en alianza, coalición o la fórmula de asociación que más le convenga. De manera que lo que está en disputa es qué partido de izquierda impondrá condiciones. Ya sabemos todos, porque ya se destapó, que  López Obrador será candidato por tercera vez. Si la izquierda presenta otro candidato el PRI ganará. Pero los  Chuchos no declinarán sus ambiciones a menos que  en la elección de junio quede claro que Morena va hacia arriba y el PRD para abajo. 

Esa ecuación se dirimirá en buena medida en el Distrito Federal. De hecho, hay dos delegaciones que  dominan el panorama: Iztapalapa y Cuauhtémoc.  No es exagerado decir que el resultado en esas dos  demarcaciones pueden marcar el futuro del quehacer  político en el país. Esto lo saben los grupos en disputa, el PRD y Morena, y en medio de los dos el gobierno capitalino. Mancera y Serrano quieren un lugar en la competencia por la nominación presidencial.  Saben que pueden ser competitivos si muestran músculo en la ciudad, pero si aquí los vence Obrador, no tendrán argumentos para postularse. La campaña  arrancará a ritmo frenético sin importar los Días Santos.

jasaicamacho@yahoo.com

Columnas anteriores