Sábado 07 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Es un escándalo, dicen



Desde la Fe.- La pobreza en el país alcanza proporciones de escándalo. Ninguno de nosotros debe permanecer indiferente ante el  dato de que dos millones más de compatriotas se sumaron en los últimos tiempos a la  legión, inmensa, de pobres. La jerarquía católica, a través del semanario Desde la Fe, estableció  que se trata de un escándalo y también de una vergüenza. Lo es, no hay vuelta de hoja. La vergüenza se desprende de un hecho que  trastorna: existen los recursos,  pero están mal distribuidos. México es el país  con más  multimillonarios de América Latina. Lo que nos lleva a la conclusión de que la desigualdad social es principal problema del país. Un problema para el cual el esfuerzo de generaciones se ha quedado corto.


La  cuestión social  ya  pasó  al  país  una  factura  muy  alto  en el pasado. La desigualdad  fue el combustible  de la  Revolución.  El  México  bronco crispó los  puños  y desató  su furia  por  décadas de  pobreza  y desigualdad,  porque  unos  pocos  tenían  demasiado  y  muchos  apenas  subsistían.  ¿No aprendimos  nada?  No digo que pobreza  y desigualdad social  constituyan un problema de  fácil  solución.  Al contrario, pero  abocarnos  a  su  solución  es  la  única  vía para  evitar  que  el  rayo  de la inestabilidad,  en  forma  de  México bronco,  desate  otra  vez  su  furia sobre  nosotros.  Cuidado.


El  ruido.-  Quedó claro, por  si algún  ingenuo  todavía  pensaba  que la  fuga del  Chapo  fue  un acto  de  escapismo  genial,  que  el  delincuente  recibió  muchísima  ayuda  dentro  y fuera  del penal del  Altiplano. Es  absolutamente  falso, como  dijo un funcionario sin asomo de  autocrítica y  aferrado  a  su puesto,   que  se  siguieron todos  los protocolos.  Una prueba  es  suficiente.  El piso  del  penal,  el que daba  a la  famoso ducha,  fue  quebrado  con un  taladro  mecánico  herramienta  que  incluso se  quedó  en el túnel.  Cualquier persona  sabe  que  si  un vecino  se  pone  a  clavar  un clavo,  un solo clavo,  el  ruido del martilleo  se  escucha  a  dos  o tres  departamentos de  distancia. Poner  a  funcionar  un taladro  debió  escucharse  hasta  Santa Fe.  Es  un escándalo  vergonzoso  que  a  estas  alturas  de la investigación  sólo estén  detenidos dos  o tres  custodios de  mediano nivel  y  que  los  jefes  y  responsables  políticos,  que los  hay,  sigan  cobrando  sus  quincenas  como  si nada.


La  Narvarte.-  El  multihomicidio de la  Narvarte,  cuatro  mujeres  y  un hombre  con el tiro de  gracia,  tiene que  esclarecerse  a  brevedad. Es  un escándalo  fúnebre.  Hay  que dar  respuestas  esta  misma  semana. Cada día que pasa, el costo político para  las  autoridades  capitalinas,  federales y del estado de Veracruz  aumentará.  La impunidad equivale a caída  vertiginosa en los índices de  aceptación. El dato de que el hombre  asesinado  era  un  fotoperiodista  que  ejercía  su  oficio en  Veracruz  enturbia  las cosas.  Eso  no quiere  decir  que se  trate  de un crimen  en contra  de la libertad  de  expresión. Muchos  colegas  le han tratado de  sacar  raja  política  sin  tener  los pelos  de la  burra en la mano.   Los primeros  indicios  apuntan  hacia  otro lado: No se  sorprenda  el lector de que  detrás  del  atroz  crimen esté  una de esas  bandas de rateros colombianos  que tan activos andan en el  Distrito Federal. Como sea, sin descartar ninguna hipótesis, lo importante es que  no haya  impunidad. Los hechos  ocurrieron en un edificio de la  colonia Narvarte, una zona de clase  media  densamente  poblado. Si los asesinos se salen con la  suya, se  tratará  de un fracaso compartido. No hay que tolerarlo.


@juan_asai

Columnas anteriores