Domingo 08 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Los pecados políticos del Verde



En un país en el que el cumplimiento riguroso del marco legal es una extravagancia,  que un partido político que hizo trampa conserve su registro no es tan extraño. En el curso de la pasada campaña electoral, el Instituto Nacional Electoral le impuso al Verde multas por 600 millones de pesos. Un dineral. Supuestamente hizo trampas de todos los tamaños, chicas, medianas y tamaño caguama. El Verde fue motivo de escarnio en cientos de columnas políticas y programas de análisis de medios electrónicos y de prensa. El así llamado círculo rojo, conocido como la comentocracia, exigió en todos los tonos que le retiraran el registro.


A pesar de todo lo anterior, de las críticas y las multas, en la elección del pasado 7 de junio más de 2.5 millones de ciudadanos cruzaron el símbolo del tucán, y pensaron que era la mejor opción. Gracias al poder de esos votos, el logo del partido seguirá apareciendo en las boletas electorales. ¿A qué se debe esto de que un partido viole la ley y a pesar de eso reciba millones de votos? La primera razón ya la bosquejé: el cumplimiento de la ley nunca le ha quitado el sueño a nadie, mucho menos en el ámbito del quehacer político. La segunda razón tiene más peso.


Creo que los partidos deberían detenerse en este punto: los ciudadanos desconocen la ley electoral. No están al tanto de los cambios más recientes. No asumen que hoy es trampa lo que antes era regla. No suponen que está mal que un partido regale un kit escolar, ¿por qué eso está mal y regalar un mandil o un paraguas está bien? ¿Qué tiene de malo los anuncios en el cine con estrellas de la tele? ¿Por qué satanizar al  Verde si les regaló una mochila? Después de todo se trata de dinero público. Si regresa a la gente en forma de estuches para lápices los beneficiarios no lo ven como pecado político. ¿Eso está mal y las ligas, los moches y las casas de amigos contratistas está bien? Tenemos entonces una larguísima tradición de menosprecio de las leyes y desconocimiento de la ley electoral vigente.


El resultado es que el Verde se quedó más del 7 por ciento de la votación, aunque le salió muy caro: 600 millones de pesos en multas.
Los errores de AMLO.- El político zacatecano Ricardo Monreal  dijo a Crónica que en la delegación Cuauhtémoc gobernará él y no López Obrador ni Martí Batres. ¿Es un principio de lucha de egos en la cúpula de Morena, o sólo un deslinde, sano y oportuno, para asumir la responsabilidad de los triunfos y los fracasos en el gobierno de esa compleja demarcación? Lo cierto es que Monreal, que ya fue gobernador, tiene en la Cuauhtémoc la plataforma ideal para acceder a la estratósfera de la política nacional: la jefatura de Gobierno del DF y de ahí a la pelea por la nominación de la izquierda a la Presidencia de la República. Puede ser.


Lo primero para Monreal es sacarle jugo a la experiencia de AMLO: que no espante antes de tiempo ni a los empresarios ni a los ciudadanos. No hay motivo. López Obrador metió la pata y perdió una elección que tenía en el bolsillo. Monreal tiene que actuar de manera diferente. Implementar un gobierno realmente  progresista en la Cuauhtémoc no supone hacerse de nuevos enemigos, sino captar aliados. Para Monreal, llegó el tiempo de sumar. Si opta por dividir como lo hizo AMLO, se quedará tirado en la cuneta.

@juan_asai

Columnas anteriores