Domingo 08 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

República turística: Un lazo de unión



El turismo congregó a la República en el salón López Mateos de la casa presidencial de Los Pinos. Ratificó que representa un lazo de unión entre los integrantes de la clase política y también de la comunidad empresarial. Cabe apuntar que los empresarios vinculados a este sector tienen una comunicación fluida y efectiva con el gobierno federal, a diferencia del resto de la comunidad empresarial que se quedó atorada en el tema de la reforma fiscal y ahí sigue cultivando resentimientos. El motivo de la reunión fue la entrega de las agendas de competitividad de los destinos y la presentación de la campaña nacional de promoción de todas las entidades federativas del país bajo el lema: Vívelo para creerlo. Esta vez nadie quedó fuera. A todas las entidades les tocó su promocional, así fueran las entidades líderes, como Quintana Roo, Baja California Sur o la ciudad de México, o aquellas entidades que no están inmersas en la actividad.

Asistieron, además de los anfitriones, Enrique Peña y Claudia Ruiz Massieu, todos los gobernadores así como el Jefe de Gobierno del Distrito Federal y alcaldes de ciudades que además son destinos importantes, como Guadalajara o Acapulco y los secretarios de Turismo de los estados. O sea políticos de todas las siglas, coloridos y descoloridos, los que van llegando o los que ya hacen maletas para salirse. Se juntan sin poner reparos con el propósito de común de impulsar la actividad turística que tiene la capacidad de detonar desarrollo regional, crear empleos y combatir la pobreza. El turismo es un factor de estabilidad social. Los gobernadores en pleno asisten porque los convocan, claro, pero también porque les conviene. Hay civilidad, pero también gusto, lo que es más bien extraño tratándose de profesionales del conflicto como son los servidores públicos de alto nivel. Dejan las diferencias de lado y buscan los puntos de coincidencia. No cuesta nada reconocer el trabajo político fino de la secretaria Ruiz Massieu.

El presidente Peña Nieto acababa de regresar de España, su exitosa gira ibérica que también tuvo al turismo como uno de sus ejes centrales. Hacer un promocional por cada entidad federativa tiene el propósito de sumar a todos a una causa común, que nadie se sienta fuera de la jugada, sino que todos asuman que México tiene como nación vocación para ser una República turística. Para reforzar este mensaje el gobierno puso en marcha una política turística transversal, además que se creó un gabinete turístico de forma que las dependencias federales implicadas tengan el objetivo común de considerar al turismo como actividad prioritaria. Se dice poco pero el 80 por ciento del turismo que se hace en México lo llevan a cabo turistas nacionales, de manera que tiene sentido convocarlos a recorrer el país.

A los estados les tocó ser parte de la campaña nacional, pero también todos recibieron la parte que les corresponde de las agendas de competitividad, que es una forma de gestión novedosa que supuso la participación activa de escuelas de educación superior para diagnosticar problemas y propone soluciones con un método científico riguroso. Si la incorporación de la academia se consolida será una de las aportaciones más significativas de la presente administración en el entendido de que las instituciones permanecen aunque los políticos cambien de aparador como suelen hacerlo. La convicción es que México puede convertirse en una potencia turística global. Nuestra fuerza parte de la gente, de los mexicanos y su vocación de ser buenos anfitriones, a lo que deben añadirse playas paradisíacas, sitios arqueológicos, joyas arquitectónicas del virreinato, ciudades modernas, gastronomía reconocida como patrimonio de la humanidad y una comunidad turística acostumbrada a jugar en las grandes ligas.

@juan_asai
 

Columnas anteriores