Martes 10 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

¡Ay, mi Mazatlán!



Estampas. El secretario de Turismo del gobierno federal, Enrique de la Madrid, realizó una visita de trabajo a Sinaloa. Acompañado del gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, encabezó la firma del convenio Tianguis Turístico Mazatlán 2018. El funcionario federal dijo que eventos como el Tianguis brindan la oportunidad de mostrar al mundo los avances y el desarrollo que ha tenido el sector. Se trata, sin duda, de la plataforma más importante de promoción y negocios del sector turismo, donde compradores de todo el mundo interactúan con la oferta turística de nuestro país. El evento permite a México mostrar al mundo su oferta turística, en particular los atractivos de la ciudad sede del tianguis.

Horas después de la visita, se registró un Mazatlán un enfrentamiento entre un grupo de delincuentes y policías municipales y fuerzas federales con un saldo de 19 personas muertas. También se registraron 5 heridos. A decir de la información disponible, el tiroteo fue consecuencia de un intento de levantón, que se transformó en persecución y después en balacera. Otros medios refieren que en realidad hubo 21 muertos. La cifra sube a 30 si se suman otros fallecimientos violentos en distintas localidades del estado en sólo un fin de semana.

El presidente del Senado, Pablo Escudero, dijo en entrevista que la violencia en el estado de Sinaloa no tiende a mejorar, sino que se pondrá peor. Lo anterior, a pesar de los esfuerzos que está desplegando el gobernador Ordaz. El senador explicó que se desarrolla una guerra entre bandas antagónicas en el interior del Cártel de Sinaloa, una de ellas comandada por los hijos del Chapo y  otra por el delincuente llamado Dámaso López, alias el Licenciado.

A decir de la prensa local, ante el amago de un warning o alerta de viajes al puerto, la Secretaría de Turismo local aseguró que los visitantes están seguros y que la agenda del Tianguis está sólida. No hay riesgo de un eventual cambio de sede ante la ola de violencia que azota a Mazatlán y a Sinaloa en general. El gobernador Ordaz Coppel emergió de la actividad turística al quehacer político. Conoce como pocos a Mazatlán, donde su familia tiene importantes negocios en el ramo hotelero. El mandatario sabe, lo sabemos todos, que la inseguridad y la violencia son tóxicos para el turismo, que es una actividad económica que suele dar respuestas generosas pero que es hipersensible a las imágenes de los cadáveres apilados.

El Tianguis salió huyendo de Acapulco por la inseguridad. Mazatlán está a tiempo y en condiciones de corregir el rumbo. Tiene, de entrada, dos factores a su favor. El primero es algo que ya casi nunca ocurre en otras entidades de la República: Los primeros en enfrentar al grupo delictivo fueron los policías de la localidad, que mostraron entereza y algo muy valioso: no están en la nómina del cártel. Hay que hacer todo lo posible para mantenerlos del lado de la ley. El otro factor es que la sociedad, la gente de Mazatlán, no quiere estar a merced de los narcos. Lo que puede hacer la ciudadanía para abatir a los traficantes es dejar de comprarles las cochinadas que venden. Si Mazatlán se convierte en mercado importante, todas las batallas entre bandas del crimen organizado le ven a estallar en la cara. Grandes bandas de narcos no pueden vivir de lo que le venden a los turistas, viven de lo que les compra la población. ¿Qué quieren los mazatlecos?


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

Columnas anteriores