Sábado 07 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Periodistas acechados. No están solos



Una de las reporteras más distinguidas del periódico El Norte de Ciudad Juárez, Miroslava Breach, fue asesinada. Dueños y directivos del medio tomaron una medida que dolió a todo el gremio: bajaron la cortina. Dijeron “Adiós” a ocho columnas y a otra cosa. Antes dejaron un editorial que debe formar parte de la historia del periodismo en México: “Cerramos porque no existen las garantías para ejercer un periodismo crítico, de contrapeso. Las agresiones mortales, así como la impunidad contra los periodistas, han quedado en evidencia, impidiéndonos continuar libremente con nuestro trabajo. Se nos dejó solos”.

Pocos días después se registró el asesinato del periodista sinaloense Javier Valdez. Doce disparos a las doce del día en una céntrica calle de la ciudad de Culiacán. El medio para el que trabajaba, llamado Ríodoce, todavía no dice si seguirá circulando o también cerrará por falta de garantías. Ambos asesinatos permanecen impunes. Para que no se repita la sensación de soledad, de abandono, de falta de solidaridad entre colegas que enfrentan un enemigo común, un número importante de medios de comunicación decidieron levantar la voz al mismo tiempo para exigir justicia, que se acabe la impunidad y que los periodistas puedan ejercer su oficio con la certeza de regresar a casa al final de la jornada.

Bienvenido y oportuna la solidaridad que se tiene que demostrar con acciones conjuntas hasta lograr que la autoridad haga su trabajo y terminar, de una vez y para siempre, con la sensación de soledad de los colegas que cubren la fuente del crimen organizado, un saco en el que caben pistoleros y funcionarios. Defender el trabajo de los reporteros no solo es un gesto humanitario. También es una acción a favor de la democracia.

Edomex, recta final

El 2018 pesa más en el ánimo de la clase política que la ronda de elecciones del primer domingo de junio del 2017. ¿Qué pasa en el Estado de México? Los datos duros en la recta final de la campaña por el Estado de México son: Josefina Vázquez Mota se cayó; Juan Zepeda creció; Delfina Gómez resistió y Del Mazo luchó con todo. El resultado es que cuando abran las casillas electorales la única interrogante será si a Morena le alcanzará para rebasar al PRI o la estructura territorial del PRI, que tiene fama de ser eficaz, lograr mantener al tricolor en el Palacio de Gobierno de Toluca a pesar de los pesares.

Todo mundo sabe a estas alturas del partido que si Andrés Manuel López Obrador le hubiera bajado dos rayitas a su soberbia tóxica la mesa estaría servida para el triunfo de su candidata, la ex presidenta municipal de Texcoco, que todavía hoy sigue enarbolando la bandera de una maestrita de pueblo que quiere ser gobernadora aunque sea en realidad una política marrullera y falsa como todos sus colegas. Pero el tabasqueño no quiere compañeros de viaje, busca súbditos que le digan que sí a todo y le quemen incienso mañana, moda, tarde y noche. Cuando después de darle una revisada concienzuda a las encuestas de preferencias electorales y se dio cuenta de que para ganar necesitaba ayuda sus moditos insolentes ahuyentaron a todos, menos el PT que no haya todavía bien a bien cómo cotizar su franquicia. La dirigente nacional del PRD, Alejandra Barrales, lo dijo clarito: a nosotros no nos culpen de la elección en el Estado de México, buscamos alianza pero Morena no quiso, ahora ya es tarde.

jasaicamacho@yahoo.com

@soycamachojuan

Columnas anteriores