Domingo 08 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Huracán Odile, el frente comunicacional



Turismo.- La decisión del presidente Enrique Peña  Nieto de encargar a Claudia Ruiz Massieu la coordinación de los trabajos de las dependencias del gobierno federal en la recuperación de los destinos turísticos de Baja California Sur, afectados seriamente por el golpe del huracán Odile, es a la vez una muestra de confianza y una enorme responsabilidad. La secretaria será visitante frecuente por lo menos de aquí a fin de año. La encomienda de la secretaria de Turismo que incluye varios frentes,  uno de ellos, sobresaliente, es el de la comunicación social, en el que deben esmerarse todos los miembros del equipo de la funcionaria aunque justo ahora no haya un director general de Comunicación en la dependencia. 

El objetivo central de la estrategia de comunicación debe ser trasmitir el mensaje de que el gobierno federal, en coordinación con el estatal y los municipales,  está a cargo de la situación. Que no hay vacíos y que la sensación de peligro de las primeras horas, derivadas de las acciones de pillaje, ha sido superada y que la población está concentrada en participar en los trabajos para que la entidad regrese al juego lo antes posible. El segundo objetivo, derivado del anterior, es mantener en alto el ánimo de la población, en particular de la comunidad empresarial, dueña de hoteles, restaurantes, tiendas y centros de esparcimiento.

Si los empresarios ven que el gobierno está haciendo su parte y que se trabaja con intensidad para solucionar los daños en la infraestructura, sobre todo luz, agua, gasolina y la puesta en marcha del aeropuerto; si ven esto, decíamos, los empresarios intensificarán sus acciones en el entendido que ellos están ahí para quedarse. En el frente de la comunicación es necesario que el gobierno sea un emisor institucional confiable, que lo que diga sea rigurosamente cierto, por ejemplo en el porcentaje del territorio que ya tiene fluido eléctrico y de la gravedad de los daños. No hay que incurrir en catastrofismos, pero tampoco se debe tomar a la ligera daños sustantivos que por demás son imposibles de ocultar. También procede ser lo más preciso posible con respecto al tiempo que pasará para que la entidad vuelva a la normalidad. Si hay el compromiso de abrir para el invierno que así sea. Cambiar las proyecciones provoca un desgaste que desprestigia. El ejemplo del secretario Videgaray y sus proyecciones de crecimiento económico sistemáticamente a la baja son un ejemplo de lo que más vale no hacer.

Propuesta. Ayer el gobernador de Baja California Sur, Marcos Covarrubias, solicitó que esta entidad sea considerada como sede del Tianguis Turístico 2016, con el propósito de darle una ventaja de promoción y recuperarse de los daños causados por el huracán Odile. No es mala idea, al contrario, aunque el gobierno federal ya tiene adelantada la decisión y en la recta final están la ciudad de México y Guanajuato que han presentado propuestas muy atractivas. El año que entra el Tianguis regresará a Acapulco pero como la decisión de la sede 2016 está en el aire, la verdad es que Los Cabos tiene una oportunidad real de meterse a la pelea.

Flash.- Ayer en la tarde el hotel Barceló Grand Faro de Los Cabos envió un comunicado en el que informa que tras una exhaustiva evaluación a los daños provocados por el huracán pero principalmente debido a los daños causados por el fenómeno natural en la infraestructura del destino en general y al cierre del aeropuerto, determinó cerrar sus instalaciones al público, excepto a las personas directamente relacionadas a los trabajos de reconstrucción. Barceló Gran Foro de Los Cabos tiene programado reabrir sus puertas el lunes 3 de noviembre de este año. Qué así sea.

jasaicamacho@yahoo.com

Columnas anteriores