Jueves 12 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

La policía de todos tan temida



Michoacán.—Desde diciembre del 2006, altos mandos del Ejército dijeron a quien quiso escucharlos que la parte medular de su responsabilidad dentro de los así llamados “Operativos Conjuntos” era de contención. Esto es, evitar que el desbordamiento del crimen organizado tomé el tiempo necesario para crear cuerpos policiacos competentes y honestos, pues se había detectado que el crecimiento exponencial de los cárteles se fundamentaba en el hecho de que las policías municipales y estatales se podían penetrar con facilidad y pasaban a formar parte de los activos de las bandas delincuenciales. Por alguna extraña razón que no está clara todavía, el estado de Michoacán, donde arrancaron los operativos del Ejército y la Marina, no emprendió de inmediato un proceso de renovación de sus policías. Al contrario, delincuentes y uniformados comenzaron a conducirse con un cinismo abominable. Se les veía departiendo, tomando cerveza, despidiéndose con abrazos y fuertes palmadas en la espalda. No sólo eso. En muchos casos los policías hacían el trabajo de cobrar el derecho de piso, lo que es una vergüenza nacional.

Iguala.—El desprestigio de la policía municipal alcanzó su punto más bajo en la ciudad de Iguala, una localidad de 140 mil habitantes en la que la policía se vendió al crimen organizado. No sólo permitía la práctica generalizada de la extorsión, sino que los uniformados aceptaron ser matones de los capos y disparar en contra de la sociedad a la que en algún momento de su vida prometieron servir y proteger. Lo ocurrido tiene un lugar destacado en la historia nacional de la infamia y es doblemente bochornoso porque las acciones satánicas fueron perpetradas por la policía de todos tan temida.

DF.—¿El caso del Distrito Federal es diferente? Lamentablemente no. Sin protección policiaca el narcomenudeo no hubiera experimentado un crecimiento exponencial en la ciudad de México. Los policías conocen la ubicación, horarios de atención y nombres de los encargados de casi todas las narco tienditas del Distrito Federal. El caso el bar Heaven puso al descubierto vínculos que se ocultaron de inmediato. Cuando sobrevenga una crisis de seguridad en la ciudad el origen será, no hay duda, el narco menudeo tolerado por los uniformados. Haríamos muy mal en olvidar que el antro donde se registró el secuestro que terminó en tragedia operaba fuera del horario normal a unos pasos de las oficinas centrales de la policía capitalina en la Zona Rosa. Una cosa es que los cárteles no actúen aquí como lo hacen en Michoacán o Tamaulipas y otra muy distinta que no florezca el tráfico y consumo de estupefacientes que dejan ganancias millonarias. Los policías lo saben.

Nuevo León.—El estado norteño es un caso de éxito que demuestra que es mentira que sea una fatalidad tener una policía ineficaz y corrupta. Después de la crisis de seguridad que la entidad padeció y que tuvo su punto culminante en el incendio del Casino Royal por delincuentes que exigían así el cobro de derecho de piso, la comunidad empresarial tomó una decisión de alcances históricos: no entregarían la plaza, que tanto trabajo les costó construir a ellos, a sus padres y sus abuelos, a la mafia. Se reunieron con el gobernador y pusieron las cartas sobre la mesa. Queremos seguridad a cualquier costo. Con dinero y trabajo lograron construir un cuerpo policiaco que le ha devuelto la tranquilidad a Monterrey y sus municipios aledaños. No es que sea un paraíso de tranquilidad pero se le pudo dar la vuelta a la tortilla. Esta historia muestra dos condicionantes para superar las crisis de seguridad: que intervenga la comunidad y que se inviertan recursos de manera inteligente.

@juan_asai

Columnas anteriores