Domingo 08 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

¿Y después del video Vallejo-Tuta, qué?



El video en el que aparecen departiendo como dos alegres compadres, relajados, obsequiosos, cómplices el hijo de Fausto Vallejo, conocido en el bajo mundo como El Gerber, y Servando Gómez, a quien en los callejones se conoce como La Tuta y que es jefe de una las bandas del crimen organizado por sanguinarias de la historia, ese video, decía, representa un antes y un después en el quehacer político de Michoacán. Analistas políticos se plantean la pregunta: ¿Qué impacto político tendrá ese video en las urnas?

Lo lógico, visto desde el altiplano, es que los michoacanos, los que tienen derecho a voto, le retiren la confianza al tricolor y lo manden al ostracismo por lo menos una década antes de volver a cruzar el logo del tricolor en la boleta. Y es que el regreso del PRI al gobierno estatal ha sido bochornoso. Después de las cuestionadas administraciones perredistas de Lázaro Cárdenas y Leonel Godoy durante las cuales el crimen organizado se transformó en el poder real en la entidad, nadie en su sano juicio podría pensar que con el PRI resultara peor, pero así fue. El resultado es que hoy, antes de concluir el periodo, el PRI está fuera del gobierno que quedó en manos de un académico ante las señales de que la clase política de entidad no tenía remedio.

Entonces una corriente de opinión sostiene que el PRI perdió, por corrupto y cínico, la plaza que tanto trabajo le costó recuperar, pues los ciudadanos buscarán otras oportunidades que sólo pueden ser dos: volver a darle el control del estado al cardenismo, que por cierto tuvo un desempeño patético, o que el PAN, a través de Luisa María Calderón, hermana del ex presidente de México, alcanzara la gubernatura. No se olvida que la señora Calderón, a quien sus cuates le dicen Cocoa, denunció durante las campañas de proselitismo y ya con el PRI de regreso en el Palacio de Gobierno, había mano negra y que las bandas del crimen organizado se habían aliado al candidato tricolor. Felipe Calderón eligió a Michoacán, precisamente en Apatzingán su tierra natal, para emprender los Operativos Conjuntos que fue como pegarle con la escoba a un avispero.

Otra corriente de opinión sostiene precisamente lo contrario: que el PRI conservará el gobierno porque la gente reconocerá en las urnas su esfuerzo por pacificar el estado y llevar ante la ley a cualquiera, como el ex gobernador interino o el ex diputado o el hijo del ex gobernador. Los michoacanos aquilatarán el esfuerzo desplegado en estos meses, compararán con la desidia perredista y la furia ciega del gobierno de Calderón y volverá a votar mayoritariamente por el PRI. Lo complicado para el PRI será encontrar un candidato que no esté bajo sospecha. Será una misión imposible. Pero hay una tercera corriente de opinión que piensa que la suerte electoral de los partido es irrelevante o por lo menos secundaria, que en realidad los militantes que ganan o pierden son un puñado de personas. Para esta corriente de opinión lo verdaderamente importante es que el Estado mexicano y sus agencias de inteligencia sean fortalecidas por presupuesto, personal y aparatos de última generación de manera que pueda detectar y detener a tiempo las relaciones cercanas, del tercer tipo, entre gobernadores, sus familiares y los jefes de las bandas del crimen organizado. Y es que se entiende que no se conozcan los pasos de funcionarios menores, pero del gobernador, como en el caso de Reyna, o de Rodrigo Vallejo, es inadmisible que se haya contado con información de inteligencia.

jasaicamacho@yahoo.com
@juan_asai
 

Columnas anteriores