Miércoles 11 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Cocaína con alas



El Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México solía ser un importante centro de distribución de droga, en especial cocaína, a nivel continental. ¿Lo sigue siendo? El aeropuerto es acaso el sitio con más agentes de seguridad por metro cuadrado de todo país. La densidad de uniformados es altísima. No es para menos, se considera un lugar estratégico para la seguridad nacional. Hay cientos de cámaras de video vigilancia operando día y noche, o eso dicen. Va una pregunta: ¿Es un importante centro de distribución de droga a pesar de la presencia intensiva de policías, o porque hay muchos uniformados lo es?


Cocaína Negra.- La semana pasado un cargamento de cocaína negra fue asegurado por policías federales en la zona de aduanas del aeropuerto de la ciudad de México. Procedente de Colombia venía camuflageada de óxido de zinc. Se le llama “negra” porque la cocaína, que es blanca, se oscurece y se le cambia también de olor para eludir el olfato de los perros. Dicen los que saben que termina pareciéndose al caucho. Es un buen disfraz pero ha sido usado antes muchas veces. Fue un gran golpe a la mafia. ¿Cómo se consiguió? Un grupo rival alertó a las autoridades mexicanas. Hasta aquí bien.


Todavía hay muchos cabos sueltos. Cabe preguntar ¿qué grupo lo envió y a quién iba dirigida? Seguramente venía con un remitente y con una dirección para entregarlo. ¿Cuántos cargamentos ha enviado antes a la misma terminal aérea? ¿Por qué el grupo que mandó la cocaína desde Colombia pensó que podía pasar esa enorme cantidad de droga, que supone cientos de miles de dólares, eludir las aduana, distribuir el producto en México y Estados Unidos y quedarse con las ganancias? ¿Qué cártel es hegemónico en el aeropuerto?


Fast food.- Hay un antecedente escalofriante. No hace mucho, apenas en junio del 2012, en la zona de comida rápida de la Terminal 2 del aeropuerto se registró una balacera a las ocho y media de la mañana. Cuando el olor a pólvora se desvaneció y el pánico de los usuarios disminuyó  tres cuerpos sin vida  quedaron en el piso. Eran agentes de la policía federal. Después se supo, para vergüenza nacional, que los asesinos habían sido otros agentes de la misma corporación. Según notas periodísticas de esa época, la manzana de la discordia fue un vuelo de Lima con un cargamento de cocaína. Vale apuntar aquí que, en el continente americano, la cocaína sólo se produce en Bolivia Colombia y Perú. No es suficiente con que se informe que los agentes de la balacera del 2012 estaban coludidos con la mafia, hay que dar detalles de ellos y claro de sus jefes. ¿Los mandos fueron sometidos al detector de mentiras, se revisaron sus cuentas bancarias dentro y fuera del país, viven de acuerdo a sus ingresos?


Testigo.- No hace mucho me tocó presenciar en el aeropuerto de la ciudad un jaloneo y movilización intensiva de personal de seguridad, porque una pareja traía en su equipaje un tulipán que compraron en Holanda. Supongo que cometieron una falta, pero los trataron como delincuentes de altos vuelos. Mientras tanto, en las zonas oscuras de la terminal aérea contenedores repletos de droga siguen su camino como si nada.


Comisionado.- Sanear el Aeropuerto Internacional de la Ciudad México. Tener bajo supervisión contante a los mandos y agentes de la Policía Federal que ahí operan es una de las primeras responsabilidades de Renato Sales. Tal vez no lo sepa el señor Comisionado Nacional pero en ese lugar a la cocaína le salen alas.

 

@juan_asai

Columnas anteriores