Jueves 12 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

AMLO. El golpe avisa



Aunque los mexicanólogos de las universidades gringas todavía no lo detectan, el estilo personal de gobernar de López Obrador obedece al modelo “el golpe avisa”. Cuando suelta una declaración o toma una decisión sabiendo que resultará controvertida, aguarda para ver quién respinga, contra qué intereses topa y después hace los ajustes que juzga necesarios. Así es. Es lo suyo. Algo similar está detrás de su ofensiva en contra de huachicoleo. Lo que pasa por su mente entre un momento y otro es un misterio. Algo debe estar buscando que incluso puede ser ajeno al tema del robo de combustible. 

Muchos analistas sostienen que Andrés Manuel es el político que mejor maneja a los medios de comunicación, que los hace, literalmente, como quiere. El pánico que atrapó a casi todos los dueños de diarios con el resultado de las elecciones de julio lo confirma. Cuando alguno de los medios se sale un poco del huacal le cae una avalancha de epítetos comenzando por ése de Prensa Fifí al servicio de la Mafia del Poder y el amago de retener la publicidad gubernamental.

La crisis de la gasolina sigue sin encontrar un discurso coherente, creíble, de sentido común. Hay que tener fe. Creer que al final las cosas mejorarán. Los integrantes del equipo de AMLO, algunos de ellos señores y señoras de talento, se han sumado a las oraciones. Ellos explican: Nosotros somos los buenos, ellos, los huachicoleros, los malos. ¿Con quién estás? Si eres del lado de los buenos, lo que procede es que te tomes la medicina, hagas largas filas en las gasolineras sin hacer berrinche, orar y compartir con los demás la buena nueva: al final habrá luz.

No preguntes qué están haciendo, ni por qué cerraron los ductos, ni leas el Wall Street Journal, ni preguntes por los buques tanques varados en alta mar, ni mucho menos te preguntes cómo es que el Estado mexicano no puede proteger el ducto de Tuxpan. Lo que procede es que pienses que el gran líder está haciendo algo bueno por ti. Y si estás en contra de la idea de cerrar los ductos y te enoja quedarte sin gasolina, pues entonces eres un huachicolero más y te condenarás. Lo que procede en esta lógica es rezar porque el ducto de Tuxpan no sea saboteado y pueda trasladar combustible del golfo al altiplano.

El Presidente tiene poco más de 40 días en el Palacio Nacional. Me intriga pensar si su presidencia está resultando como él se la imaginó los últimos lustros. ¿Así pensó que era el poder? ¿Lo está disfrutando? A pesar de las múltiples posiciones con respecto a la estrategia adoptada, es claro que la mayoría converge en que el huachicoleo es un delito gravísimo, que atenta incluso contra la seguridad nacional y, por lo menos, las tres administraciones anteriores no hicieron lo suficiente para contenerlo.

Claro que hay que combatirlo y los culpables dentro y fuera de la estructura de Pemex deben ser detenidos y encarcelados, no importa su nivel jerárquico en la burocracia nacional. El hecho real es que esta semana arranca sin ninguna banda huachicolera desarticulada, ningún alto funcionario de Pemex detenido, ningún líder sindical en el tambo. Si esa gente que cometió crímenes, si se sale con la suya, si permanece impune, entonces ninguna estrategia servirá excepto la que está en marcha en nuestros días, que no haya gasolina circulando, que los huchicoleros no tengan qué robarse y que los ciudadanos paguen los platos rotos.  

 


jasaicamacho@yahoo.com
@soycamachojuan

Columnas anteriores