Martes 07 de Abril, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Rescatando al dinosaurio Bartlett



El operativo de la 4T para exonerar a Manuel Bartlett tuvo  un alto costo político para la  Secretaría de la Función  Pública, que perdió en los últimos  quince días la credibilidad ganada a lo largo de un año.


Mucho del desencanto  emergió  de las  filas  del  partido  en el poder, Morena,  para  quien  Bartlett  es  un dinosaurio,  enemigo  histórico  de la  izquierda  y  vinculado con  crímines  de  alto  impacto, como  el  del periodista  Manuel  Buendía  cuando  era  secretario  de  Gobernación  y jefe  del  autor  intelectual  del  homicidio,  Zorrilla  Pérez  y  también  en el  caso  del  agente  de la  DEA, Camarena  Salazar.  La  caída  del  sistema   en la  elección presidencial  del  88,  el  caso  de la  familia  Clouthier y  el  enriquecimiento  de  su  familia  completan el  perfil  de tipo impresentable.  


Por  alguna  extraña  razón  que  escapa  a  toda  lógica,  Andrés  Manuel  López  Obrador  no  considera  a  Bartlett  un dinosaurio  que  encarna  lo peor  del  pasado  régimen  autoritario  y corrupto,  nada  eso,  es  un  luchador  por  el pueblo y por  eso  tiene  enemigos.  ¿Cómo llegó  el  presidente  a  esa  conclusión  tan  disparatada?  Tal  vez  en  su  afán  de  venganza  del  régimen que le negó la  Presidencia —aunque le  dio  muchos otros  puestos—,  ­Bartlett  le  entregó  a AMLO  los  archivos  secretos  de la  clase  política  y por  eso,  por  ese  generoso  detalle, López  Obrador le  vive  eternamente  agradecido,  al  grado  de que no le  importa  caer  en  el  ridículo  de  decir  que el  titular  de la  CFE  es un defensor  del pueblo  ni  tampoco sacrificar a Irma  Eréndida Sandoval que  ahora  tiene  una  empinada  cuesta  arriba para  lo que  queda  del  sexenio.   

Yo  creo  que  Irma  puede  aportar  más  al  actual  gobierno  que  Bartlett,  sin embargo  el presidente  piensa  diferente.  No le  importó  descalificarla. ¿Por  qué lo  digo?  Porque  tenía agendada  con  antelación  una  gira  con Bartlett  por  Querétaro  un día  después  de  que  Irma  hizo el show  de la  exoneración.  AMLO  posó  con  Bartlett  para  mil  fotos  que  tenían  un  único  objetivo  político  de  decir  que  el  titular  de la  CFE  es  intocable.  El presidente  llegó  al extremo  de  sentar  a  su  protegido  en la mesa  para  comer  costillas con  Santiago  Nieto,  titular  de la  UIF  de  Hacienda,  que  ya  también  se  sumó a  echarle  agua  bendita  al  responsable  de la  caída  del  sistema  en la elección en la que Salinas  derrotó  a Cuauhtémoc Cárdenas; este último  tiene, desde luego,  mucha  razón para  estar  molesto con  la  idea de elevar  a los  altares  a  Bartlett.  

Reconozco  que  ubicar  a  Irma  al nivel  de  Virgilio  Andrade es  un  exceso  pero  lo  cierto  es  que  siguieron  caminos  paralelos:  se  esmeraron  en  crear  un  informe  inatacable  desde  el punto de  vista técnico para  proteger  aquel  a  la  Gaviota  y  ella  al  dinosaurio.  El  resultado  fue  similar, Andrade pasó a la  historia como encubridor  de  la  exesposa  del  presidente  y  Sandoval como la  que no  quiso  darse  cuenta  de lo que significa  Bartlett.  De  hecho,  no es  por  asustar  a nadie,  pero  Irma  corre  más  riesgos,  pues  el  nombre  de  Bartlett  comienza  a  mencionarse  en el  contexto del  juicio  de  García  Luna en Nueva  York  y  se  abre la  posibilidad  de  que la  justicia  gringa  quiera  llamarlo  a  cuentas  y eso  dejaría  en  evidencia  a  Irma.  


La  titular  de la SFP le hizo un  gran  servicio  al presidente, no a la patria.  Dicen  las  malas  lenguas  que  esa  demostración  de  lealtad,  sin miedo  al  ridículo, la puede  conducir  dentro  de algunos  años  a las  puertas del Palacio del Ayuntamiento.  Ojalá le  cumplan,  porque  todavía  tendrá  que  comerse  muchos  sapos.

jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Columnas anteriores