Lunes 06 de Abril, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Un día sin las mujeres de Morena



En las filas de Morena hay docenas de mujeres que apoyan las causas feministas desde hace años, desde antes que imaginaran que serían parte de un movimiento que ganó por paliza la elección presidencial y que tiene mayoría en ambas cámaras del Congreso. Son mujeres inteligentes, cultas, combativas que saben que el patriarcado es un mecanismo de poder ideado, desde hace siglos, para el dominio de un género sobre el otro.
 
Están al tanto esas mujeres de Morena, que, en esta generación, entre las chicas hay un sector duro que ya no está dispuesto a dar ninguna concesión más y que no tienen temor de encarar al Estado, representado por su jefe, el presidente López Obrador. La violencia asesina contra las mujeres ha rebasado en México cualquier límite. Las feministas mexicanas, que defienden tantas causas atendibles, como la libertad de elegir o el sueldo igual por el mismo trabajo, en lugar de eso están, en esta coyuntura, peleando por el derecho básico elemental, el derecho a la vida, a que no las maten.
 
Es una crisis de violencia que debe avergonzarnos como nación y llevarnos a buscar soluciones desde todos los ámbitos. Esas mujeres de Morena de las que hablo, por una lealtad política equivocada, han elegido entre la fidelidad a las causas de las mujeres y la fidelidad a su jefe, la fidelidad a su jefe, a pesar de que es claro para todos que AMLO no entiende que no entiende lo que está pasando. Es cierto que el papel de víctima le ha dado réditos importantes en su carrera política y que no tendría que cambiar de estrategia mientras le resulte; pues bien, tal parece que ahora no le está resultando, porque las víctimas con los cientos de miles de mujeres violentadas de muchas formas y no un político que quiere seguir cotorreando con el tema de la rifa del avión porque los problemas graves, serios, reales, le incomodan, entre otras razones porque no sabe qué hacer  para solucionarlos.
 
No sabe y entonces dice lo primero que se le ocurre, como “yo tengo otros datos” o su famoso y patético decálogo en defensa de las mujeres. Claro que en el tema de la violencia de género todos los adversarios políticos que tiene el presidente le quieren sacar provecho, para eso están y eso hizo miles de veces AMLO cuando era oposición, pero si el mandatario no puede hacer el deslinde entre los jaloneos y el problema real de las mujeres está en riesgo de que esa lectura equivocada le pase una factura colosal en las elecciones, pues estamos hablando de más de la mitad del listado nominal.
 
¿Qué harán las mujeres de la 4T el 9 de marzo? ¿Se sumarán a la protesta nacional “Un Día sin Mujeres” o serán parte de “Un Día con Nosotras”? No está claro porque hay señales encontradas. Beatriz Gutiérrez, esposa del presidente, anunció en principio su respaldo a la primera convocatoria, pero unas horas después mudó de parecer y dijo que mejor apoyaría la segunda opción. Otras mujeres destacadas de la 4T como la secretaria Olga Sánchez Cordero y la diputada Tatiana Clouthier mantiene por ahora su respaldo, a título personal, a Un día sin Mujeres. ¿Se mantendrán en lo dicho? Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX, sí irá a trabajar, pero ordenó que las empleadas del gobierno capitalino que falten a trabajar no serán sancionadas. En síntesis, la 4T no le encuentra la cuadratura al círculo feminista. El costo  político  será  muy alto.
 
 
jasaicamacho@yahoo.com
Twitter: @soycamachojuan

Columnas anteriores