Martes 01 de Diciembre, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

AMLO, matracas y confeti



Andrés Manuel López Obrador dice con alguna frecuencia que no se meterá en la elección 2021. Lo cierto es que ya se metió y pretende ser un protagonista. Su afán incluso es aparecer en la boleta, por eso se esmeró tanto en el tema de la revocación de mandato, porque considera necesario, para que Morena no pierda la mayoría, hacer campaña personalmente.
 
Sabe que sin su presencia Morena está destinado a ser ave de paso de la política nacional, un partido a medio hacer sin vida institucional, incapaz de gobernarse a sí mismo y sin otros personajes de arrastre, con el carisma y el impacto que el tabasqueño tiene entre la gente. Hay, lo reconozco, cuadros con talento, profesionales, como Sheinbaum, Ebrad y Monreal, pero que en materia de carisma están varios pisos abajo.
 
Luego entonces para López Obrador es de vida o muerte política hacer campañas, empujar a los candidatos de Morena, aparecer con ellos en afiches y pancartas, transmitir la sensación de que si votan por ellos de alguna manera votan por López Obrador. En este afán se inscriben varias de las ocurrencias que el presidente ha tenido entre ellas la de hacer una consulta para ver si llevan a juicio a los ex presidentes. Es a todas luces una acción de propaganda política cuya aprobación como constitucional marca una de las horas más bajas en la historia de la SCJN a la que le urge tomar, aunque sea por Zoom, un curso de Autonomía y Redacción. AMLO quiere usar esa consulta para meterse a la elección de manera directa.
 
El caso más notable de proselitismo se dio el pasado fin de semana en Sonora. El antecedente es que días antes Alfonso Durazo, secretario de Seguridad, había reconocido su interés en ser candidato de Morena para el gobierno de Sonora, de modo que hizo el viaje a su entidad natal en calidad de precandidato, pero eso no fue obstáculo para que su jefe fuera más prudente. Al contrario, lo que hizo fue transformar un evento de su gira en un acto de proselitismo elogiando a Durazo sin ningún rubor. Tuvo sin duda intención electoral, la cuestión es sí será un hecho aislado y no una estrategia sistemática a y eso haga con todos los aspirantes de su partido.
 
Para tu proyecto político, incluso la posibilidad de alargar su mandato más allá del 2024, pera Andrés Manuel es crucial tener una mayoría cómoda en el Congreso. Si pierde esa mayoría no tendrá más remedio que recibir, aunque no quiera, la Navidad del 2024 en su finca de Palenque. Lo esencial es que todos tengamos presente que el tabasqueño no tiene ninguna intención de irse, ni ahorita, ni en el 2024. Se marchará porque no le queda de otra. Eso hizo muy visible su error de cálculo de decirle a la gente de Frena que con una marcha de cien mil personas agarraba su hamaca y se regresaba a su casa en la selva. Fue un error colosal porque par a cualquier operador político experimentado y con recursos juntar cien mil personas no están complicado como suena. Al propio AMLO cuando trabajaba en el Palacio del Ayuntamiento ya se le juntaron más de cien mil personas. Claro que ya reculó y pidió a sus rivales que no coman ansias porque se dio cuenta que con todas sus limitaciones y su ideología de la Guerra Fría los de Frena se mueven. De hecho, les ponen el ejemplo a los partidos de oposición cuyos líderes se limitan a grabar videos en sus oficinas o bibliotecas.

Columnas anteriores