Viernes 07 de Agosto, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

El turno de Crónica digital



Ante una emergencia sanitaria sin antecedentes para la actual generación de mexicanos, procede tomar medidas extraordinarias, equivalentes al tamaño del desafío que enfrentamos. Grupo Crónica ha decidido suspender durante el mes de abril la publicación de sus periódicos impresos, la edición nacional, así como las ediciones de Hidalgo y Jalisco.
 
No es que pensemos que el papel periódico es un factor de contagio como alguien ha dicho, la razón  es hacer realidad el derecho a la salud de los compañeros que trabajan en los talleres y que no pueden, por la naturaleza de su oficio, dar lugar a la sana distancia y los traslados en el transporte público que cada día serán más peligrosos.
 
Es una decisión que cimbra a nuestra casa de trabajo pero que pone como primera consideración la salud y por eso es procedente y tiene el respaldo de todos. No está demás añadir que loa derechos laborales de los compañeros no se tocan, seguirán recibiendo su salario en el mes en el que no puedan asistir al taller o realizar la distribución.  Un gesto humanista propio de Jorge Kahwagi Gastine, director general y Presidente de nuestro grupo.
 
El resto del equipo continuamos con nuestra tarea informativa en las diversas plataformas de Crónica digital que así asume el papel de ariete del grupo. Las ediciones en línea han ido adquiriendo enorme relevancia en el quehacer periodístico internacional. Hay en marcha una migración que es inexorable, aunque cada diario tendrá sus propios ritmos de acuerdo a las circunstancias.
 
Hay diarios muy relevantes que solo tienen versión en línea, como las ediciones del diario español El País en América Latina y que no por eso pierden su influencia. Siguen siendo, como lo será Crónica, protagonistas del debate nacional solo que usando las nuevas tecnologías de la información que llegaron para quedarse. Crónica cuenta con un área digital probada, operada por jóvenes expertos, alimentada en sus contenidos por toda la planta editorial, reporteros, articulistas y columnistas que seguirán trabajando incluso con mayor compromiso ante la adversa situación por la que atraviesa al país y que dejará una huella indeleble en nuestra generación.
 
El show de Badiraguato
 
El presidente López Obrador dijo no hace mucho, después de la matanza de integrantes de la familia LeBarón que al él no le gustaba el show, que su obligación era cuidar la investidura presidencial, y que por eso no recibiría a los activistas Le Barón y Sicilia, ambas víctimas de crimen organizado, adelantando que lo iban a maltratar frente los medios. Eso dijo e hizo y está en su derecho, pero en un aspecto mintió: claro que le gusta el show, de hecho, le encanta. El numerito de la rifa de los cachitos de la rifa del avión no deja lugar a dudas. 
 
Otra muestra de que le encanta el show y lo usa cuando puede para alterar la agenda informativa es su encuentro supuestamente causal en una carretera de Badiraguato con la mamá del Chapo y la abuelita de Ovidio Guzmán, del cartel de Sinaloa. No solo eso, en el lugar del encuentro se organizó una taquiza como si fuera un parque para ir de paseo con la familia y no como es la guarida de una sanguinaria banda criminal que ha enlutado a miles de familias mexicanas. 
 
Apuesto que el saludo le cayó como patada en el hígado a las fuerzas armadas. Esa familia le debe muchas al Ejército y apapachar a la señora enfrente de todos en un mensaje equivocado que tendrá un costo para AMLO.
 

Columnas anteriores