Martes 10 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Turismo: el Tren Transpeninsular y Holbox



Pasan días, semanas y meses y no hay noticias del proyecto del Tren Transpeninsular que unirá a Mérida con un lugar de Quintana Roo todavía no decidido. Los responsables se toman las cosas con demasiada calma.

Menos mal que no era una emergencia y los indicadores turísticos de la región van al alza, pues si su prosperidad dependiera del tren lo más seguro que llegaría tarde. Se trata de una oferta presidencial. No tiene por qué realizarse a fuerzas. Si ya se revisó bien el proyecto y hay mejores opciones para usar todo ese dinero, más de 17 mil millones de pesos, pues que se diga. La versión dominante es que no arrancan porque no tienen decidida la ruta. Se dijo en un principio que el recorrido terminaría en Punta Venado y después, por demanda de la comunidad empresarial, se propuso que terminara cerca del aeropuerto de Cancún.

Hasta el momento no hay ni lo uno ni lo otro.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes es, en el ámbito federal la responsable del proyecto que en su operación diaria será eminentemente turístico, ya que se trata de un tren de pasajeros y no de carga, al menos eso se había dicho. Se busca que los turistas se trasladen de manera rápida y con la mayor comodidad posible de manera que el propio tren sea un atractivo turístico más.

Nadie dice que sea algo sencillo, pero el gobierno cumplirá dos años. En menos de un año será la elección intermedia. Si no ponen manos a la obra quién sabe cuánto tiempo pasará para que el tren comience sus viajes. El desconcierto comienza a cundir entre los empresarios de la zona. Todos pensaron que para estas fechas los trabajos ya habrían empezado ¿Cuánto más habrá que esperar?

Holbox.- Qué bueno que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente y la Secretaría de Marina Armada de México tengan un convenio para vigilar las áreas protegidas ubicadas en las costas mexicanas. Qué malo que su celo excesivo o un afán de protagonismo los lleve a incurrir en excesos como los cometidos esta semana en contra de ejidatarios de la isla de Holbox, reserva de la biosfera y destino turístico de moda con ocupaciones del 100 por ciento, convertida por unas horas en un verdadero hoyo negro como lo describe su nombre maya. Se trata de dos instituciones torales pero que no están exentas de incurrir en errores que por supuesto deben corregirse. Los habitantes de esa localidad no son enemigos de las instituciones y usar fuerza excesiva en contra de ellos acusándolos sin pruebas de delitos ambientales fue un disparate que no se debe volver a cometer. Es correcto proteger el medio ambiente, pero es mucho más importante proteger la vida de las personas y sus derechos humanos que no pueden, en ningún escenario, ser afectados. El viejo ardid de la denuncia anónima esta vez no les funcionó.

Antes de movilizar a los efectivos averigüen. La tensión en la zona se siente. Hay ayatolas que dicen proteger el ambiente que en realidad tienen una agenda política.

Hizo bien el gobernador Roberto Borge Angulo en apersonarse en la zona y brindar la solidaridad de su administración a los familiares de los detenidos. El propósito es evitar que se cometa una injusticia y, sobre todo, que el descontento cunda. La coordinación se ha dicho es la divisa del trabajo del gobierno. No sólo entre las dependencias federales, sino por supuesto también con respecto a las autoridades estatales y municipales que al menos en Quinta Roo no están pintadas.

jasaicamacho@yahoo.com
@juan_asai
 

Columnas anteriores