Lunes 06 de Abril, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Fisuras, grietas, riesgos



Si en un momento la contundencia de la victoria hacía suponer la solidez imbatible e infinita de la incipiente 4T, poco a poco el enorme bloque del poderío político ha comenzado a presentar pequeñas grietas, fisuras seguramente sin importancia por ahora, pero cuya dimensión podría crecer con el tiempo. El poder desgasta, pero el poder mal ejercido desgasta más rápidamente.
 
Los recursos oratorios, las asambleas populacheras, simultáneamente defensivas y evasivas, del Señor Presidente comienzan a perder eficacia. De tanto repetirse comienza a no convencer.
 
Ya no es posible, ni creíble achacárselo todo al mal ejercicio de gobiernos pretéritos.
 
Si fue hábil —por ejemplo—, atribuirle a la inmoralidad administrativa la vengativa cancelación de las estancias infantiles (era un  programa del panismo calderonista y merecía por eso la extinción), ahora ya no es posible hallar un incauto cuya credulidad se satisfaga con la explicación de los feminicidios como inevitable herencia conservadora.
 
El demonio neoliberal no fue tan  poderoso como para sembrar una injusticia histórica contra las mujeres, presente desde el principio de los tiempos. La historia de la Nueva España comienza cuando el conquistador recibe como regalo a una mujer bilingüe, esclavizada y sometida por dos culturas, la suya y la impuesta.
 
Cortés regaló luego a La Malinche —paridora y madre forzada— como quien se deshace de un silla de montar. Pero esa ira acumulada parece no ser comprendida ahora por quienes siempre se dijeron intérpretes de los derechos de las mujeres.
 
Las modas de paridad, los recursos escenográficos en el casting político para poner secretarias, ministras y demás en condiciones de parejura, no bastan para contrarrestar la inercia de los siglos de silencio y sometimiento. Al menos eso dicen las feministas, cuyo grupo ya abarca casi a la totalidad de las mujeres del país. O al menos influye en todas.
 
Y este  movimiento cuya dimensión nos augura su perdurabilidad, más allá del paro nacional del día 9 —el único acto masivo realmente notable en años--, no ha sido comprendido, ni en su origen ni en su evolución por el gobierno, cuyos titubeos lo ponen en una mala situación.
 
La única forma de comprender algo es reconocer cuando ese algo no se entiende. Tratar de entender es un  camino para saber. Cuando se cree tener todas las respuestas y saber todo de todo, se termina por no saber nada.
 
En la política se puede perder todo, menos el sentido de la realidad. Distinguir entre lo real y lo falso, debe ser el talento principal del hombre público.
 
Otro riesgo del gobierno estriba en su  desorganización. Los programas sociales pasaron de la entrega corporativa al suministro individual. El Señor Presidente creyó hallar así el fin de los moches y las rasuradoras.
 
Y eso estuvo bien. La entrega directa garantiza —en teoría— la limpieza de la distribución, pero no la eficacia del reparto. Por eso le gritonearon en Tabasco. No llegan todos los apoyos ni se sienten satisfechos todos los beneficiarios, quienes, por otra parte, siempre van a exigir el brazo  cuando se les tienda la mano.
 
Y si llegan a tenerlo,  pedirán el otro brazo y luego las piernas. El paternalismo económico, el reparto de dinero, la cultura de la dádiva, no tienen límites. Siempre algunos se van a sentir desatendidos, sin suficiente apoyo o injustamente tratados. Es condición humana.
 
El problema para los fines de este gobierno consiste en la necesidad de una distribución masiva y oportuna de las dádivas. En eso radica su posibilidad de perdurar. La Cuarta Transformación pasa por la condición electoral: si me dan dinero, vale; si no, no.  
 
Los preminentes pobres del discurso,  no juzgan la redención de PEMEX o la soberanía o la honestidad pública: ellos quieren su pensión por vejez, maternidad solitaria, invalidez, miseria o cuanto se quiera agregar: becas, empleos, siembras, arbolitos, empleos imaginarios a futuro, cualquier cosa, pero siempre con la seguridad de una plata contante y sonante.
 
Si eso no funciona, se perderán algunas elecciones.
 
Y el Señor Presidente ha dicho en tono de queja sobre el interés electoral: ¡desde ahora ya están pensando en eso!; pero quienes de tal cosa se ocupan son los políticos, los grillos, los profesionales; no los ciudadanos de a pie. Esos somos botín de urna.
 
Otra fisura  está en el sector sanitario. La crisis hospitalaria no necesitaba el coronavirus para hacerse presente, pero ya lo tiene. Hoy la alarma no necesita del amarillismo local para esparcirse. Las noticias del extranjero  son  suficientes.
 
Twitter: @CardonaRafael
rafael.cardona.sandoval@gmail.com
elcristalazouno@hotmail.com

Columnas anteriores



AAA