Viernes 22 de Noviembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Relaciones Exteriores, cambio de nombre



Hace unos días esta columna se refirió a la forma palaciega como se comportan en el orgulloso  equipo de la IV-T. Pareciera como si entre ellos hubiera un concurso para probar de manera más visible su disponibilidad a los dictados del poder.

Ya están como los viejos priistas, “con usted, Señor Presidente, hasta la ignominia”.

Hoy no solamente Marcelo Ebrard, el secretario de Exteriores, teje el vistoso discurso del disimulo en cuanto a los motivos profundos del ataque y matanza de Texas, la cual ha causado una indignación nacional como no se veía desde la batalla de San Jacinto o la toma de la ciudad de México por las tropas de Winfield Scott, en 1847.

Pero de acuerdo con la interpretación dictada desde el Palacio Nacional a los funcionarios mexicanos de la IV-T, tan sumisos ante el gabacho como no se tiene memoria reciente, en Estados Unidos no hay ninguna directriz política superior cuyo aliento impulse a los supremacistas a probar su superioridad. 

Es como si los muchos discursos odiosos de Donald Trump jamás se hubieran pronunciado. Trump, es cierto, no inventó la denostación ni la injuria contra los mexicanos, ni inauguró la cultura de las armas. Esas actitudes han dominado a todos los políticos estadunidenses, contenidos a veces, por las buenas maneras de su muy especial forma de comprender la diplomacia.

Pero —también eso es verdad—, el actual presidente americano ha incorporado como un valor americano, el desprecio formal a los mexicanos y a los Centroamericanos.

Y México se ha fajado los pantalones… en los tobillos.

Dos políticos ilustrados de la IV-T han salido a decir en público —Alejandro Encinas (subsecretario de Derechos Humanos de Segob) y Ricardo Monreal (presidente de la Junta Política del Senado) en sendos artículos publicados en El Universal y Milenio, respectivamente—  cada uno, su compendio de lugares comunes, y en ambos textos la inspiración de Trump, brilla por su ausencia. Como si nada hubiera ocurrido jamás.

Dice Alejandro mientras, sigiloso, camina por las ramas de los human rights:

“…Esta masacre debe marcar un hito en las relaciones de nuestro país con el vecino del norte, donde no basta enfrentar el grave problema del tráfico ilegal de armas, sino que debe atenderse la defensa de la vida y de los derechos de la población migrante, mexicana o de otras nacionalidades.

“Pero también constituye una alerta ante el resurgimiento en México, de los sentimientos discriminatorios  y el odio racial, de los que no estamos exentos…”

Es notable la manera de flotar de don Alex. Un discurso desde la Casa Blanca no es importante. Lo es más un discurso discriminatorio en México, ¿pronunciado por quién o por quiénes?

Su artículo no vale ni siquiera por la lectura entre líneas. Y cuando culmina su blanda caminata por los arbustos, Encinas toma el sahumerio:

“El gobierno de México ha asumido un compromiso, por el pleno respeto a los derechos humanos y el principio rector de la igualdad y bla, bla, bla…”

Pero la orden de no tocar a Trump ni con el pétalo de una insinuación, también se cumple en el Poder Legislativo. Esto ha escrito Ricardo Monreal:

“…La respuesta de las autoridades estadunidenses fue importante y certera, al tratar como “terrorismo interno” todos estos ataques a civiles inocentes que han enlutado hogares estadunidenses y mexicanos por igual. Incluso obligó al Presidente Trump a condenar expresamente el racismo, la intolerancia y el supremacismo blanco, aunque no el uso de las armas…”

Hasta donde esta columna sabe, por la superioridad blanca, Trump prohibió el ingreso de personas con pasaportes de países musulmanes. No importa el destino judicial de esas órdenes ejecutivas. Simplemente lo hizo. Y no hay espacio para recordarle a Monreal cuántas  veces Trump les ha dicho animales a los centroamericanos, ni cuántas, ladrones, violadores y delincuentes a los mexicanos.

Al paso que vamos pronto se le cambiará de nombre a la SRE por la de “Felaciones” Exteriores. Las interiores, ya sabemos.

ÁGUILAS

La Calzada de las Águilas, en Álvaro Obregón comienza, pequeñita, entre Las Flores y la lateral del Periférico. Es la única calle por la cual esta vía —hacia el norte—, se desahoga hacia el sur oriente. Todos las demás, Cóndor y Alpes, llevan sentido inverso.

Pero cuando los genios intervienen lo hacen para perjudicar. Y por ese motivo, le cambiaron el sentido a las Águilas para agravar la congestión producida por edificios de oficinas y el centro comercial “Portal San Ángel”.

No se podía esperar mucho de doña Layda…

Twitter: @CardonaRafael
rafael.cardona.sandoval@gmail.com
elcristalazouno@hotmail.com

Columnas anteriores



AAA