Sábado 21 de Septiembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Metástasis de la violencia



La verdad de las cosas podría fortalecer la gran preocupación de Washington: su frontera sur, para fines de control de la amenaza a su seguridad, ya no está en el Río Bravo sino en el río Suchiate.


Uno puede leer la prensa como si todo se escribiera en el mismo lugar. La violencia ha generado la globalización subdesarrollada del crimen, ha borrado —al menos en el lenguaje, el diagnóstico y el análisis— algunas fronteras.

¿De dónde vienen estas líneas? ¿De un diario de Tamaulipas? ¿Son acaso palabras de Durango?

Leamos (las mayúsculas son mías):

BASTA RECORRER UN POCO EL INTERIOR DEL PAÍS PARA VER LOS VEHÍCULOS DOBLE CABINA, REPLETOS DE HOMBRES ARMADOS, QUE SE TRASLADAN A SUS ANCHAS SIN QUE NADIE LES MARQUE UN ALTO. O la impunidad con la que actúan las guardias privadas de los terratenientes contra las comunidades campesinas. Todo con la complicidad o la aquiescencia de las autoridades.

La ausencia del Estado no es un hecho fortuito, ES PRODUCTO DE UNA MUY BIEN MONTADA ESTRATEGIA DE LOS GRUPOS DE PODER ECONÓMICO, POLÍTICO Y MILITAR PARA CONTROLAR EL PAÍS Y HACER LO QUE SE LES VENGA EN GANA. Un Estado débil y sin recursos es la mejor forma de garantizar su dominio y la impunidad de sus actos.

Porque tampoco cabe ninguna duda de que las masacres, decapitaciones, asesinatos y demás crímenes se siguen cometiendo MIENTRAS SE TENGA LA GARANTÍA DE QUE LA JUSTICIA NO ACCIONA Y QUE LA IMPUNIDAD ES LA QUE REINA EN CASI LA TOTALIDAD DE LOS CASOS.

Como siempre sucede cuando ocurren hechos como el del domingo, saltan las voces de los energúmenos arguyendo que aquí lo que hace falta es mano dura y la aplicación de la pena de muerte, cuando se tiene más que probado que la disminución real de los hechos delictivos pasa por una pronta, cumplida y eficaz aplicación de la justicia —porque nadie dice que no se castigue con todo el peso de la ley a los responsables, a los verdaderos responsables, y no a los chivos expiatorios—, PERO TAMBIÉN POR UNA ESTRATEGIA INTEGRAL DE SEGURIDAD Y JUSTICIA, QUE ABORDE LA PROBLEMÁTICA DESDE TODAS SUS ARISTAS.

No provienen estas reflexiones de ningún diario mexicano. Se trata de un texto publicado ayer en la prensa de Guatemala, firmado por Marielos Monzón (Prensa libre) y las similitudes son evidentes. Quizá las condiciones sociales también, excepto en el origen político de la violencia en Guatemala y México.

Mientras allá se debatían a lo largo de varias décadas (desde el golpe de Estado contra Jacobo Arbenz en 1954) en una guerra sucia larga y sangrienta, México vivía los mejores años del desarrollo estabilizador.

Hoy el (sub) desarrollo parece haberse estancado y la estabilidad es una utopía, en ambos lados de la frontera.

No hace mucho tiempo México fue un refugio para los guatemaltecos, quienes al escapar de los de los “kaibiles” hallaban espacio seguro en Chiapas. Decenas de miles de personas se asentaron en los campamentos para refugiados.

Eran los tiempos de un México benefactor y solidario. Hoy al parecer las cosas han cambiado.

Si algunos mercenarios guatemaltecos se convirtieron en instructores de los desertores mexicanos cuya industria organizó a Los Zetas, ahora México tiene el triste privilegio de “exportar” asesinos al servicio de los carteles regionales en la descuidada y mostrenca frontera del sur.

“Narcotráfico internacional y continental” le ha llamado el ministro del Interior de Guatemala, Carlos Menocal, a este fenómeno en el cual la metástasis ha llegado a límites incontrolables.

Como “alta presencia” de los delincuentes mexicanos en Centroamérica, ha calificado Menocal a este trasplante de los delincuentes. La porosidad, el descuido y la corrupción en la frontera del sur han hecho posible este fenómeno.

La verdad de las cosas podría fortalecer la gran preocupación de Washington: su frontera sur, para fines de control de la amenaza a su seguridad, ya no está en el Río Bravo sino en el río Suchiate.

FMI

Si se llegara a culminar el cabildeo para hacer de Agustín Carstens o Ernesto Zedillo candidatos formales al puesto vacante en el Fondo Monetario Internacional después de la trampa genial en contra de Dominique Strauss-Kahn, los mexicanos de mariachi y trompetita harán tanto ruido como con el Chicharito. O más.

SIEMENS

Pocas directivas de empresa le pueden decir esto al Presidente de la República, como hizo Louise K. Goeser, cabeza de Siemens:

“…llevamos en México más de ciento diez y seis años, desde que construimos la primer planta de generación termoeléctrica en Nonoalco en 1895; la primer energía renovable, la hidroeléctrica de Necaxa en 1903 y electrificamos el bello Paseo de la Reforma en 1906, hasta 2010 cuando se instaló el equipo de tomografía computarizada más moderno de América Latina en el Instituto Nacional de Cardiología, Somatom Definition Flash, siempre a la vanguardia” y seguimos con enorme confianza en México.

Obras son amores.


Rafael Cardona

racarsa@hotmail.com

Columnas anteriores



AAA