Martes 01 de Diciembre, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Cuatro escenarios sobre lo que puede ocurrir la noche electoral en EU


Máxima tensión ante la batalla final por temor a que Trump no reconozca eventual victoria de Biden
 
1.- Biden gana.
 
El candidato demócrata gana en cuatro estados donde Trump dio la sorpresa en 2016: Wisconsin, Michigan, Arizona y Pensilvania. Si además rompe el empate y se lleva de premio Florida (tercer estado en número de votos electorales). Si las encuestas (al cierre de esta edición) aciertan, Biden vencería con 351 votos electorales (de los 270 que necesita) contra apenas 187 para Trump. La probabilidad de que Trump no acepte el resultado es alta y la de que haya disturbios también.
 
2.- Biden gana por goleada.
 
Escenario poco probable, pero no sorprendente (y desde luego idílico). Si el demócrata gana todos los estados donde tiene un 33% de probabilidades, incluido Texas, según el modelo estadístico de FiveThirtyEight, podría llevarse más de 400 votos electorales, por lo que no hay manera de que Trump denuncie fraude y se vería forzado a conceder la victoria a su rival y a lamerse las heridas de su ego por la humillante derrota.
 
3.- Trump gana.
 
Regresa el síndrome Hillary y el presidente se impone en Ohio, donde lleva la delantera, y se impone en estados donde van empatados, como Florida, Arizona y Carolina del Norte, y, además, vuelve a imponerse en Pensilvania (pese a ir por debajo en las encuestas). 
 
La probabilidad es igual a que Bolivia gane en penales a Alemania en una Copa del Mundo. Poco probable, pero no imposible.
 
4.- Trump casi gana… y empiezan los problemas.
 
Es el peor escenario posible. En una situación sin claro ganador, en el que el republicano considere que lleva la delantera -tras ganar, por ejemplo, en Florida, Ohio, Carolina del Norte y Minnesota-, existe la amenaza -porque así lo ha dicho- de que el presidente se declare vencedor la misma noche electoral, sin esperar a que el voto por correo rompa el empate, por ejemplo en estados como Pensilvania, lo que podría demorarse varios días.
 
La probabilidad de disturbios sería muy, muy alta.