Sábado 11 de Julio, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Ebrard presenta 4 proyectos de vacuna mexicana contra COVID


Fueron entregadas ante la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias. El CEPI es un organismo financiado por Bill Gates y será quien decida a quién apoya con recursos.
 
El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard Casaubon, informó que nuestro país presentó cuatro proyectos para desarrollar una vacuna que permita combatir el COVID-19, los cuales fueron entregados ante la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI, por su sigla en inglés).
 
En conferencia de prensa, conjunta con el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, Ebrard Casaubón mencionó que estas cuatro iniciativas de desarrollo de vacuna se presentaron el pasado domingo 28 a la organización con sede en Noruega, uno de estos desarrollos es del Instituto de Biotecnología de la UNAM y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav); otro de la empresa mexicana Avimex, el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Cinvestav; el tercero del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) y la Universidad Autónoma de Baja California; y el cuarto es un proyecto de la Universidad Autónoma de Querétaro en colaboración con el Instituto Politécnico Nacional (IPN).
 
Esta participación, dijo, el gobierno de México la considera estratégica, por lo cual “hemos recibido instrucciones del Presidente (Andrés Manuel López Obrador) que sea una prioridad de nuestra acción en el exterior, por un lado coadyuvar en equiparnos frente a esta pandemia (equipos, tratamientos, medicamentos) y facilitar que México participe adecuadamente en la búsqueda de una posible vacuna que puede ser importante y estratégica”.
 
Cabe mencionar que esta iniciativa internacional de la Coalición para las Innovaciones en Preparación para Epidemias (CEPI), es un organismo financiado por la Fundación Bill Gates, en donde se decidirá cuál de los cuatro proyectos recibirá apoyo financiero.
 
El canciller Ebrard Casaubon detalló que, en mayo pasado, nuestro país anunció su incorporación a la CEPI y se convirtió en el único país de América Latina en formar parte de ésta, por una invitación de Erna Solberg, primera ministra de Noruega.
 
Para el día 15 de ese mismo mes se hizo una vinculación de los diferentes proyectos de investigación sobre el desarrollo de una posible vacuna, caracterizados por tener un mayor avance.
 
Asimismo, resaltó que estas son investigaciones realizadas por centros de investigación públicos y privados, “y es muy importante que México asuma, decida, que en lo sucesivo siempre tendremos como primera posición que el país puede y debe desarrollar este tipo de vacunas, así como toda la infraestructura tecnológica y científica que determina hoy en día la salud pública”, ante lo prioritario que es este tema.
 
Ante ello, estos proyectos además, contarán con el respaldo del gobierno mexicano para que continúen con sus procesos de investigación, “porque no sólo cuenta la velocidad sino también el desarrollo de nuestra capacidad científica y tecnológica propia”.
 
Es importante resaltar que los proyectos que se desarrollan están enfocados a explorar proteínas y ácidos nucleicos que podrían servir para neutralizar el virus SARS-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19.
 
Es a partir de este objetivo como los estudios analizan entre otras cosas, las proteínas que le sirven al virus para alojarse en la garganta.
 
En el proyecto que desarrolla el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dirigido por el doctor Constantino López, jefe de la Unidad de Investigación Médica en Inmunoquímica. El estudio identificó los fragmentos del virus que reconoce el sistema inmune y pueden usarse como vacuna. Es un proyecto que se encuentra en fase de producción de los antígenos para los ensayos preclínicos en ratones y, posteriormente, de las pruebas de laboratorio se produciría para su distribución.
 
En su oportunidad, el titular de la Secretaría de Salud, Jorge Alcocer, dijo que el nuevo coronavirus pone en jaque el proceso normal por el que se desarrollaban las vacunas “el desarrollo tradicional de vacunas es un proceso largo que requiere varios años para producir una vacuna autorizada. Debido al costo y las altas tasas de falla, los desarrolladores generalmente siguen una secuencia lineal de pasos, con múltiples pausas para el análisis de datos o las comprobaciones del proceso de fabricación”, al tiempo que recordó que los tiempos para desarrollar una nueva vacuna son largos; sin embargo, el reto en los tiempos actuales de cara a la pandemia que enfrentamos el reto es hacerlo en un nuevo paradigma, con un inicio rápido y ejecutar muchos pasos al mismo tiempo.