Lunes 30 de Marzo, 2020 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Estudia Cinvestav uso de células madre para la posible regeneración de la retina


Estoy convencida de que se está haciendo un gran esfuerzo y pronto será probable ofrecer un tratamiento clínico, dice Mónica Lamas Gregori. En México hay 466 mil personas con discapacidad visual.
 
Mónica Lamas Gregori, investigadora del Departamento de Farmacobiología del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), realiza experimentos en laboratorio con células troncales o madre y su posible aplicación en la medicina de regeneración, en especial en la retina, para tratar de devolver la vista a personas que han perdido ese sentido.
 
El equipo mexicano de investigación analiza las células troncales a diferentes edades y tiene varios modelos de patologías en estudio; como la retinopatía diabética, para la cual no hay ningún tratamiento. En sus experimentos se induce el padecimiento en modelos animales para evaluar cuál es la respuesta de células troncales ante el daño.
 
Las células madre o troncales tienen la capacidad de generar muchos otros tipos de células diferentes, se mantienen en el organismo toda la vida en lugares muy particulares y en un momento dado si hay una muerte o daño que requiere una regeneración de la población celular, teóricamente este tipo de células lo puede hacer.
 
“Estoy convencida de que se está haciendo un gran esfuerzo y pronto será posible ofrecer un tratamiento clínico; ya se ofrecen algunos, aunque muchos no están apoyados con la ciencia y son fraudulentos, aunque la investigación está generando mucha información y se avanza, todavía no hay tratamientos clínicos seguros o eficaces en esta área de la retina”, sostuvo Mónica Lamas Gregori.
 
La retina es un tejido que forma parte del sistema nervioso central, igual que el cerebro, el cerebelo y la médula espinal. Es una capa muy delgada de células, de aproximadamente 300 micras de espesor (0.3 milímetros), y se localiza en el fondo del globo ocular. Es un tejido estratificado, con células distribuidas en distintas capas.
 
LA GRAN TRANSFORMADORA. Una forma de explicar la función de la retina es describirla como un transformador de energía que convierte información lumínica en información neuroquímica. La retina recibe luz por medio de unas células que se llaman fotorreceptores, que tienen en la punta un fragmento llamado segmento externo. Éste está lleno de un pigmento sensible a la luz que se llama rodopsina.
 
Cuando la luz incide sobre estas células, la rodopsina cambia su estructura y ese cambio de estructura genera energía que la célula utiliza para sintetizar un compuesto químico que es un neurotransmisor y que después libera a la siguiente célula. Así transforma una señal luminosa en señal química.
 
Después de que los fotorreceptores transformaron luz en enlaces entre los átomos para formar una molécula, a la siguiente célula le mandan una molécula como señal. Ya no es la luz. Entonces, la retina es un transformador de energía luminosa en energía química.
 
CÉLULAS RESIDENTES. En el caso de la investigación en la retina que realiza Cinvestav, se trabaja con algunas líneas celulares de humano, pero esto es muy complejo, sobre todo si se trata de encontrar los secretos más profundos de los mecanismos de regeneración molecular.  
 
El equipo científico aísla células troncales de la retina de ratón para mantenerlas en cultivo celular, luego les añaden fármacos, algunos para producir daño, otros para ver cómo se revierte el mismo; así después de muchos estudios han llegado a la conclusión de que la información genética, ubicada dentro de la célula, es relevante, pero también interviene la epigenética llegada del entorno, que modula su respuesta.
 
Al bloquear el proceso epigenético de las células madre aisladas en cultivo se mantiene durante bastante tiempo con esa capacidad, pero al hacerlo en modelos animales se generan muchos problemas asociados, porque los fármacos todavía son poco específicos.
 
Como los fármacos actuales no pueden bloquear todo el proceso epigenético en general, como la metilación del DNA, porque también bloquean muchos otros genes involucrados en diversas cosas, los investigadores trabajan en la búsqueda de sustancias más específicas.
 
Además, con las nuevas técnicas de edición génica llamada CRISPR/Cas buscan identificar el papel de genes específicos, es decir tratan de observar todo lo que sucede con las células madre para después armar todo el conjunto y entender completamente sus procesos.
 
El trasplante de células troncales es una de las estrategias que utiliza esta área de investigación con el objetivo de obtenerlas en el laboratorio, dirigirlas, darles órdenes para que fabriquen un tipo celular determinado, sin embargo, los trasplantes tienen muchos problemas asociados, como los rechazos o la formación de tumores; sin embargo, es una estrategia válida.
 
Últimamente ha surgido otra idea que consistiría en activar a las células residentes que ya están en los tejidos, no sólo en la retina, sino en otros tejidos, la idea sería evadir el problema de los trasplantes, para ello falta conocimiento de los mecanismos moleculares de las señales y de seguir profundizando en el conocimiento de cómo funcionan estas células.
 
La atención a los problemas de salud visual es de amplio impacto pues el Censo Nacional de Población de 2010, elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), registró 466 mil personas con discapacidad visual, incluyendo ceguera y debilidad visual.