Domingo 18 de Agosto, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

La policía carga contra manifestantes en Hong Kong, tras pedirlo Pekín


Violento desalojo del aeropuerto de la excolonia británica, que ayer volvió a quedar paralizado por los estudiantes prodemocracia. El régimen pidió el lunes “no tener misericordia con los terroristas”.


La tensión en Hong Kong sigue al rojo vivo después de que los manifestantes volviesen a provocar ayer, por segundo día consecutivo, la parálisis del aeropuerto de la ciudad (el octavo más transitado del mundo), lo que colmó la paciencia de la jefa del Ejecutivo de la excolonia británica, la prochina Carrie Lam, quien advirtió que las protestas están llevando la ciudad a un “camino sin retorno”.

Alrededor de la 13:00 hora local, cientos de personas llegaban a la Terminal 1 del aeropuerto para continuar con su protesta, que pretende llamar la atención de los viajeros internacionales sobre el acoso de Pekín a Hong Kong y la brutalidad de la policía local a la hora de dispersar las protestas. Muchos activistas se presentaron con un ojo tapado, en protesta por el disparo a quemarropa con munición no letal contra una joven enfermera, que perdió el ojo.

Momentos después de la toma, las autoridades anunciaron la cancelación de más de 300 vuelos.

Por la tarde, agentes antidisturbios irrumpieron en la terminal. Los enfrentamientos se saldaron con al menos dos heridos y una decena de detenidos, así como numerosos destrozos.

La orden de desalojo violento llegó horas después de que un vocero del régimen chino pidiera ayer a las autoridades de Hong Kong que actuaran “sin misericordia contra los terroristas”.

PREOCUPACIÓN EN LA ONU. El portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville, pidió a las autoridades de Hong Kong que abran una investigación “imparcial e inmediata”, tras denunciar evidencias de brutalidad policial. “Por ejemplo, se ha visto a agentes lanzando gases lacrimógenos directamente a manifestantes, sobre muchedumbres y zonas cerradas, con graves riesgos de provocar heridos o muertos”, denunció.

Las palabras del portavoz generaron protestas en la diplomacia china, que en un comunicado señaló que con esas “irresponsables” declaraciones “se interfiere en los asuntos internos de China y se envía un mensaje erróneo a los violentos delincuentes”.

“Las protestas en Hong Kong recientemente han tomado un cariz en el que ciertos criminales deliberadamente están perpetuando la violencia”, indicó la nota oficial, enviada desde la misión de China en Ginebra.

Estas personas, aseguró, “usaron bombas de humo, cócteles molotov y pistolas de gran calibre” y “no sólo perpetraron graves delitos violentos, sino que mostraron una tendencia a recurrir a acciones terroristas”.