Domingo 18 de Agosto, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Conacyt busca ahorcar financieramente al FCCyT


Sin el Foro Consultivo desaparecería la voz autónoma de la comunidad de ciencia, tecnología e innovación, señala Julia Tagüeña, coordinadora de la institución.

Ayer, mientras se llevaba a cabo una conferencia en el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) para aclarar las acusaciones administrativas “infundadas” de Conacyt, realizadas a través de un comunicado publicado el lunes, el Consejo movió otra de sus piezas.

A lo largo del año, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) ha negado el financiamiento del Foro Consultivo, establecido por la Ley de Ciencia y Tecnología, bajo el argumento de que no tiene la obligación legal de hacerlo. En su comunicado del lunes señaló que “ha sometido a consulta ante las autoridades competentes la viabilidad de transferir los recursos públicos solicitados por dicha asociación civil”.

Aunque hubo reuniones entre personal de ambas instituciones de trabajo, no se había llegado a un acuerdo sobre el financiamiento, que en 2018 fue de 33 millones  577 mil pesos. Ayer, casi al término de la conferencia, Conacyt publicó otro comunicado donde señala que “Tras una consulta puntual realizada por Conacyt a la Secretaría de la Función Pública y con base en la respuesta recibida por dicha dependencia mediante el Oficio FP/100/553/2019 del 26 de julio del año en curso, informamos que el Conacyt no se encuentra obligado a transferir recursos económicos al Foro Consultivo Científico y Tecnológico pues se trata de una asociación civil, esto es, una persona moral de derecho privado”.

De acuerdo con Conacyt, la Secretaría de la Función Pública también indicó que los recursos públicos que capta, asigna, ejerce y aplica el gobierno federal atienden a un bien público superior y de interés general, el cual está por encima del interés privado representado por una asociación civil. Por lo tanto, el “Foro Consultivo no es susceptible para que se le transfieran recursos públicos toda vez que el gobierno federal debe ejercer los recursos directamente y acorde con las medidas de austeridad que, además de ser de observancia general, son una política del Estado Mexicano”

La respuesta de Julia Tagüeña, coordinadora del Foro, fue inmediata. “Se acaba de publicar el resultado de la primera convocatoria (Nacional para Fomentar y Fortalecer las Vocaciones Científicas) de Conacyt donde otorga recursos a diversas organizaciones civiles que apoyan la divulgación de la ciencia, entonces ¿qué piensa la Función Pública de esto? No es lo mismo una asociación civil formada por un grupo de ciudadanos y que reciben recursos —lo cual está bien—, a una que proviene de la ley que crea al Foro y que después se conforma jurídicamente como una A.C. (…) Que digan que no le van a pagar al Foro por ser una A.C. es un poco raro”. Sin embargo, la institución sabía de la reticencia de Conacyt para otorgarle recursos: “se veía venir”, dijo ayer Tagüeña en las instalaciones del FCCyT. Conforme a la ley, Conacyt debería de proveer “apoyo” al Foro antes del 1 de agosto.

“El comunicado de Conacyt (número 51) significa que no les quieren dar recursos”, se le preguntó a la directora del Foro. “Eso es lo que quieren hacer, pero ahí no se acaba la historia: consultaremos de nuevo, iremos a la Función Pública (…) y obviamente protestaremos”.

Minutos antes, ante la pregunta de la prensa sobre el destino del Foro, Julia Tagüeña mencionó “por supuesto que no, si no, para qué estamos todos aquí, para que eso no suceda. De ser así, desaparecería la voz autónoma de la comunidad de ciencia, tecnología e innovación”.

Sin el apoyo de Conacyt, dijo, las actividades sustanciales del Foro serían afectadas. “Es claro el motivo por el cual la ley especifica que Conacyt pague la  operación del Foro: es un juego normal de toda democracia, como la Comisión de Derechos Humanos, que es financiada por el Estado, lo cual no significa que diga lo que éste quiere; se ha dicho que por qué no se financia con cuotas, lo cual no es posible porque perdería su autonomía en función de quien pague”.

BASE DE DATOS. Por otra parte, en su comunicado del lunes, Conacyt acusó al Foro Consultivo de hacer un uso indebido de la base de datos del Sistema Nacional de Investigadores para “promocionarse” a través de consultas, como aquella vigente que solicita su opinión sobre la elaboración de una nueva Ley de Ciencia y Tecnología.

Al respecto el FCCyT señala que las consultas se realizan a partir de la base de datos que el Foro ha construido a lo largo de su historia con datos públicos de la comunidad de ciencia, tecnología e innovación, “los cuales están disponibles en las páginas institucionales de las universidades, instituciones de educación superior y centros públicos de investigación, que incluye entre otros actores a los integrantes del Sistema Nacional de Investigadores, registros de participantes en sus eventos, foros de trabajo o a solicitud propia para recibir la información que comparte esta organización a través de sus múltiples medios de comunicación”.

Es importante destacar que el FCCyT no requiere para el ejercicio de sus funciones acuerdos previos con el Conacyt, pues se trata de un órgano autónomo. El programa de trabajo Anual lo define la Mesa Directiva del Foro.

Adicionalmente, y respecto al comunicado del lunes que señala que el Foro realizó un dispendio de más de 200 millones de pesos para su gasto operativo en la administración pasada, la institución responde esto: se llevó a cabo en cumplimento de la misma ley que mandata al Conacyt “otorgar, por conducto del secretario técnico de la mesa directiva, los apoyos necesarios para garantizar el adecuado funcionamiento del Foro Consultivo Científico y Tecnológico, lo que incluirá los apoyos logísticos y los recursos para la operación permanente, así como los gastos de traslado y estancia necesarias para la celebración de sus reuniones de trabajo”.