Domingo 18 de Agosto, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Hay 600 mil mexicanos infectados con Hepatitis C... y aún no lo saben


Se trata de una enfermedad silenciosa y asintomática que con el paso de los años puede derivar en cirrosis hepática y/o cáncer hepático.

Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, de la Secretaría de Salud, dio a conocer la puesta en marcha de la Estrategia Nacional para la erradicación del virus de la Hepatitis C, enfermedad silenciosa y asintomática que con el paso de los años puede derivar en cirrosis hepática y/o cáncer hepático.

Esta estrategia parte de la estimación de que en el país existen entre 400 y 600 mil personas infectadas que no han sido diagnosticadas y la finalidad es, precisamente, encontrarlas para verificar el estado en el que se encuentran y comenzar a darles tratamiento.

En conferencia de prensa conjunta, Raquel Buenrostro, oficial Mayor de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), resaltó que en la compra consolidada de medicamentos contra este virus se lograron ahorros del 48 por ciento, ya que, en 2018, el costo ascendió a 750 millones de pesos para el tratamiento de cinco mil pacientes, y este año, el gasto alcanzó los 1,050 millones de pesos, “pero el número de pacientes que serán atendidos se eleva a 13 mil 500 personas”.

Precisó que además, de los 13 mil 500 tratamientos, se obtuvieron otros beneficios como que en los nuevos casos que se diagnostiquen, por encima de esa cifra, el tratamiento ya no tendrá ningún costo adicional, además, a los pacientes se les realizará un diagnóstico de carga viral al inicio y término del tratamiento, y si ocurre que el medicamento no funciona en algún paciente, se le cambiará de tratamiento con costo para los laboratorios y se contará con 750 mil pruebas rápidas de detección, entre otros.

En su oportunidad, el doctor David Kershenovich, director general del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMSZ), puntualizó que el tratamiento es tan sencillo como tomar una pastilla al día, durante un periodo de 12 semanas, con una efectividad del 98 por ciento y sin efectos colaterales. “Es tan maravilloso, que ni los mismos pacientes pueden creerlo”.

Este programa inicia con una serie de tamizajes a grupos vulnerables, como son  personas con el VIH, poblaciones que sufren adicción por drogas inyectables y poblaciones penitenciarias.

De manera simultánea, transfundidos antes de 1980, mujeres embarazadas e intervenidas por cesárea o intervención quirúrgica en aquellos años, cuando no se tenía conocimiento de ese virus, y no existían protocolos de cuidado con la sangre para su transfusión, así como personas que se han realizado tatuajes, los cuales se convierten en un riesgo, cuando no se realizan con equipo esterilizado o por la contaminación de las  tintas que se utilizan.

La finalidad, destacó el doctor Kershenovich, es erradicar el virus de la Hepatitis C y cumplir con uno de los objetivos de la agenda 2030 de la Organización Mundial de la Salud, lo cual se podrá lograr con la reducción de costos en el tratamiento, así como por el hecho de que existen seis subtipos de este virus, y en el pasado cada uno debía ser tratado de manera diferente, ahora, con los nuevos medicamentos, ha quedado demostrada la efectividad para cualquiera de éstos, lo que permite ampliar la atención a grupos vulnerables.

El especialista puntualizó que el tratamiento para quienes están prácticamente recién infectados, ofrecerá la ventaja de que al desaparecer la presencia del virus en el cuerpo se podrá considerar que prácticamente están curados, no así con aquellos portadores que han tenido el virus por varias décadas; recordó que este virus por ser asintomático seguramente habrá hecho un daño hepático, y en consecuencia el paciente deberán continuar bajo supervisión médica.

Las estimaciones son que en lo que resta del presente año, se comiencen a aplicar los tamizajes correspondientes a los grupos vulnerables, comenzar a identificar a los pacientes que serán objeto del tratamiento contra el virus, de tal manera que será a partir del próximo año cuando comience a suministrarse el medicamento y arrancar con la erradicación de la Hepatitis C.