Domingo 16 de Junio, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Extraen y reimplantan útero y feto, para retirar un tumor


Equipo multidisciplinario realiza con éxito cirugía a embarazada para extirparle quiste de 22 centímetros, el cual amenazaba la vida de madre e hijo.

A una mujer con 23 semanas de embarazo le fue retirado el útero con todo y feto, y posteriormente reimplantado, a fin de extraer un tumor de 22 centímetros, el cual ponía en riesgo la vida de la madre y del bebé.

La intervención se llevó a cabo en el Hospital General de Zona No. 3, en el estado de Aguascalientes, en donde un equipo multidisciplinario llevó a cabo una miomectomía, es decir la extirpación del mioma o tumor en el útero.

Se trata de una madre de familia de 34 años de edad que quedó embarazada sin saber que tenía el mioma, aunque al crecer el feto —y también el mioma—, empezó a presentar molestias y complicaciones, por lo que, su ginecólogo ordenó estudios que mostraron una masa de 22 centímetros de diámetro ­adherida al útero por la parte externa del mismo.

La coordinadora de Ginecología del Hospital, Irene Carrillo Muñiz, explicó que “por el tamaño y peso del mioma, así como el propio crecimiento del feto; el cuerpo del bebé y algunos órganos de la madre empezaron a sufrir compresión y se advertía que el bebé podía ser aplastado o expulsado fuera del útero en cualquier momento, con riesgos muy altos para la integridad de madre e hijo”.

“La interrupción del embarazo era inminente y la vida de ambos podía verse comprometida, de modo que un grupo de expertos analizamos las características del caso, vimos viable la miomectomía y decidimos realizarla a la brevedad”, explicó Irene Carrillo.

La cirugía, que duró casi cuatro horas, se llevó a cabo por parte de un equipo médico conformado por cirujanos, ginecólogas, angiólogos, anestesiólogas, enfermeras quirúrgicas y demás personal de salud; todos altamente capacitados y con amplia experiencia en estos procedimientos.

La intervención fue compleja, porque implicó la extracción y reimplantación del útero con todo y feto, “pero los conocimientos y habilidad del equipo médico ha permitido a la paciente continuar con su embarazo y el próximo parto programado por cesárea”.

Una vez concluida la miomectomía, el feto fue reingresado al vientre materno en donde continúa su desarrollo.

Hoy, la paciente se recupera favorablemente, el feto está en franco crecimiento y con datos de completa salud y el pronóstico es que hay buenas condiciones para un embarazo exitoso, aunque la madre sigue en estrecha supervisión médica durante las semanas de gestación que aún deben transcurrir para que el bebé complete su desarrollo intrauterino”, detalló la coordinadora de Ginecología.

La paciente, Mariela Serna Murillo agradeció al personal del IMSS por hacer posible que su embarazo siga adelante, “porque fuera del IMSS —dijo—, el pronósticos era malo, sin embargo, en la institución encontró médicos con tanta experiencia en estos casos que tras valorar el mío, optaron de inmediato por la miomectomía”, con muy buenos pronósticos para continuar con la gestación.