Lunes 20 de Mayo, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

La fábrica de memes. No todo es espontáneo


¿Te imaginas ganar $ 2 000.00 dólares por publicar un meme? Pues eso gana Sebastian Tribbie, la persona detrás de Youvegotnomale en Instagram. Con sólo 77 mil seguidores en esta red social, Sebastian ha colaborado con marcas como Gucci.

 

Hacer reír no siempre es el único objetivo de los memes, pueden usarse como instrumento para desprestigiar o para dar difusión a alguien o algo.

Pero empecemos desde el principio, ¿qué es un meme? De acuerdo con diversas publicaciones en internet, fue en el libro 'The Selfish Gene', de Richard Dawkins donde se encontró por primera vez el término y define el “meme” como la unidad de transmisión cultural o unidad de imitación, es algo curioso pues encaja perfectamente con la concepción actual de meme considerando que el libro se publicó por primera vez en 1967.

A pesar de que la creación de memes comenzó como una actividad meramente espontánea y con la única intención de divertirse, no podemos olvidar uno de los primeros memes políticos que llegó a nuestras manos, ya no tan espontáneo, sino usando directamente una foto de un personaje político ampliamente conocido en el mundo, lo que también impactó en el poder de significado del meme: ya no se usaría para su construcción solamente una imagen neutra de un ser humano desconocido expresando algo, sino de un ser humano conocido por el mundo entero y que, por sus acciones o por su simple cargo político, ya viene cargado con un mensaje que solamente debe ser acompañado de otro elemento para dar todo un mensaje que podría componerse en dos párrafos de caracteres, pero que se transmite en la simplicidad de una imagen.

 

"Los memes son un negocio porque influyen en la opinión pública. Son un género de opinión aunque no lo parezca". Verenise Sánchez, editora de la revista Merca2.0

Por otro lado, y aunque nos resulte difícil creerlo, con el alcance que tienen las redes sociales este tipo de contenido se ha vuelto valioso para las marcas, pues muchas invierten miles e incluso millones de pesos (dólares, euros, etcétera) en publicidad digital con el simple objetivo de llegar a su público potencial. 

 

Pero, seamos honestos, dentro del mar de anuncios y páginas de empresas siempre preferimos reír un poco en lugar de ver a alguien perfectamente estético modelando un reloj Gucci con el que no terminamos de identificarnos (¿tú sí?, qué presumido), por eso se ha convertido en una práctica común para las marcas colaborar con cuentas creadoras de memes que les permiten llegar a su público de manera más sutil y sin hacer uso de la publicidad digital “convencional”. 

"Siempre hay un mensaje detrás de los memes. Muchas veces no es el contenido del meme, sino lo que transmite". Mario Nissan, CIO y socio de la agencia de marketing digital Flock.

 

Otro ejemplo de este nuevo tipo de publicidad digital fue el lanzamiento de la nueva temporada de Keeping Up with The Kardashians, donde el show buscó a algunas cuentas que ya publicaban contenido al respecto para pagarles y generar expectativa sobre la nueva temporada sin que los usuarios lo percibieran como publicidad.

Ahora ya sabes, si tienes unos cuantos miles de seguidores en tus redes y te gusta burlarte de las personas, es muy probable que Calvin Klein, Channel, Adidas, Mc Donald’s o alguna otra marca te esté buscando.