Jueves 05 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Bohemian Rhapsody: genéricamente extraordinaria


La película del momento es Bohemian Rhapsody. Su gran éxito en las salas de cine ha generado que vuelva a escucharse el grupo británico en la radio o en las distintas plataformas de streaming de música. Todos hablan de Queen. ¿Pero realmente es tan buena como dicen?

 

Antes de comenzar, aclaro que en las siguientes líneas no hay spoilers que arruinen tu futura experiencia en caso de no haber visto todavía el filme.

 

Hay que decirlo: la película es genérica, un cliché sobre la vida de una persona que rema contracorriente para lograr sus sueños. Es hollywoodense, pero eso mismo la convierte en una marea de emociones que enchinan la piel a cualquiera, despierta recuerdos a otros e incluso acerca a las nuevas generaciones a disfrutar de una música tan fuera de lo convencional como lo es la de Queen.

 

No es un documental, es una película biográfica enfocada en la vida de Freddie Mercury y, en segundo término, Queen. Tal vez eso ha hecho que la crítica sea tan dura, sobre todo porque no refleja los acontecimientos que marcaron la vida de los cuatro integrantes de la agrupación, o porque alteraron el orden en que pasaron estos sucesos, según dicen. No importa.

 

Eso no ha impedido que rompa las taquillas por todo el mundo. Durante sus primeras exhibiciones en México recaudó 106,80 millones de pesos con la asistencia de 1,7 millones de personas. En España 2,7 millones de euros en su segunda semana de cartelera y a nivel mundial ya suma 285,2 millones de dólares.

 

Cierto, los productores evitaron a toda costa reflejar temas escabrosos como las fiestas de Mercury o su homosexualidad. Seguramente buscaron mantenerse al límite para evitar que la película fuera para mayores de edad.

 

No esperen ver un deleite técnico, diálogos profundos o un argumento sólido. Reduzcan sus expectativas. Esta película siguió las fórmulas empleadas para garantizar el éxito y lo hizo bien.

 

Como recomendación, vayan al cine a disfrutarla, sobre todo por la experiencia de sonido, pero antes echen un vistazo al performance de Queen en el Live Aid.

 

Texto de Oscar Parra.

 

Con información de: 20 Minuto y El Economista.