Cataluña: ¿Presos políticos o políticos presos?

Interés General por Redacción - cartademexico.com

A un año del referéndum en Cataluña, los implicados por el 1-O no atraviesan sus mejores momentos respecto a sus relaciones políticas y personales. Unos se quedaron en prisión y otros más huyeron. Y aunque instituciones, partidos y entidades sociales sumen fuerzas para simular unidad, lo cierto es que la moneda de cambio entre los afectados son las críticas y recelos.

 

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, buscó asilo en Bélgica mientras que Oriol Junqueras, ex vicepresidente del mismo órgano, Jordi Turull i Negre, Joaquim Forn i Chiariello, Carles Mundó i Blanch, Meritxell Borràs i Solé, junto a los 'exconsellers' Raül Romeva, Josep Rull y Dolors Bassa se encuentran en prisión.

 

De hecho, Junqueras, líder del Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) fue encarcelado el 2 de noviembre del año pasado. A partir de ahí, se marcó un punto de no retorno entre los dos máximos referentes del movimiento independentista.

 

A pesar de ello, continúan trabajando desde sus trincheras. Claro, la relación está bastante deteriorada entre Puigdemont y Junqueras, ya que una vez en Bélgica, Carles no intentó comunicarse con Oriol para informar sobre su situación. Lo cierto es que junto a él, también se fueron los 'consellers' Toni Comín y Meritxell Serret a Bruselas.

 

Pareciera que entre ambos hay una lucha incansable por superarse. Si así es, Puigdemont pegó primero, ya que su partido, Junts per Catalunya, fue la fuerza separatista con más votos en los comicios autonómicos convocados por Mariano Rajoy después de cesar al Govern, intervenir la Generalitat y disolver el Parlament que acababa de violar el orden constitucional.

 

El desenlace continúa. Pero hasta entonces, la Fiscalía del Tribunal Supremo ha presentado el escrito de acusación por el 1-O en el que solicita 25 años de prisión para Oriol Junqueras y 17 para Jordi Cuixart, Carme Forcadell y Jordi Sànchez. Esto ya que el Ministerio Público les considera como máximos responsables de un delito de rebelión.

 

Para Joaquim Forn, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull y Dolors Bassa pide 16 años de cárcel, ya que se consideran mandos subalternos. La Fiscalía pide 7 años de prisión e inhabilitación para para Carles Mundó, Meritxell Borrás y Santiago Vila por malversación y desobediencia continuada y grave.

 

Con información de: La Vanguardia, El Confidencial y El Mundo.

 

Te recomendamos

EPN presume más de 4 millones de empleos durante su sexenio
México

“Si nos hubiéramos fijado como meta (también) alcanzar 200 mil mdd de Inversión Extranjera Directa, difícilmente nos hubieran creído”, subrayó

PRI. Después del naufragio
México

No es la primera vez que analistas políticos, algunos con relucientes entorchados académicos, le extienden el certificado de defunción al PRI. En el año 2000 varios de ellos auguraron que fuera del poder, sin manejar el presupuesto federal, el PRI tenía los días contados. Sobrevivió. En el 2006, después de quedar en un muy lejano tercer lugar, con un candidato impresentable como Roberto Madrazo, el fin parecía inminente, cuestión de días. El PRI vivió para contarlo.