El 'Trump brasileño' que admira a Donald Trump

Interés General por Redacción - cartademexico.com

Conocido como el “Trump brasileño”, Jair Messias Bolsonaro, candidato presidencial de ultraderecha, consiguió el domingo 7 de octubre el 46% del sufragio en las elecciones del país más grande de América Latina, frente al 29% de su opositor, el izquierdista Fernando Haddad, obligando a una segunda vuelta para el 28 de octubre, ya que no hubo alguien que llegara al 50% de los votos.

Con un discurso antisistema, Bolsonaro ha polarizado la política brasileña. Se ha adueñado del territorio conservador y ha sumado el apoyo de personas influyentes en las iglesias evangélicas. El ascenso de la ultraderecha en Brasil se ha concebido dado que el terreno ha sido propicio: un país donde anualmente mueren 60,000 personas, despierta el interés por la aceptación de una política similar a la estadounidense: “armas para defenderse”. 

Este adelanto de la ultraderecha en Brasil se da en el contexto del avance de las propuestas anti-inmigratorias que han tomado fuerza en países como Hungría, Polonia, Austria, Inglaterra, Italia o Estados Unidos.

Pero Bolsonaro ha negado públicamente ser un candidato de ultraderecha. "No soy de extrema derecha. Señáleme un acto mío que sea de extrema derecha", aseguró.

Sin embargo, se declaró admirador del presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Agregó: "Soy un admirador del presidente Trump. Él quiere un Estados Unidos grande; yo quiero un Brasil grande".

También aseguró que Brasil no puede ser un país de fronteras abiertas (en relación a la migración venezolana). Añadido a esto, aseguró que expulsará a los médicos cubanos que laboran en las zonas más pobres del país, endureciendo de esta forma su discurso de campaña. 

Coincidencia o no, habitantes brasileños del principal punto de ingreso para los venezolanos que huyen de su país en busca de refugio, destruyeron los campamentos migrantes. De esta manera propiciaron que más de mil venezolanos que temían por su seguridad regresaran a su nación.

A pesar de todo, el expresidente Lula da Silva sigue siendo el eje de la conversación. Él era el candidato favorito para retomar las riendas de Brasil, sin embargo, en septiembre quedó vetada su candidatura por lo que designó a Fernando Haddad, quien fuera su ministro de Educación, como sucesor. Esto provocó que se fragmentara el voto duro del PT (Partido de los Trabajadores).

Cabe recalcar que Bolsonaro no es nuevo en el juego. A lo largo de casi 30 años como diputado en el Congreso, se ha desarrollado por encima de la clase política tradicional, identificando cuáles son los puntos más débiles del PT para ganar allí más terreno.

No obstante, el ultraderechista ha sido duramente cuestionado debido a sus declaraciones misóginas, homofóbicas y racistas. Por ejemplo, dijo a una diputada de izquierda, en 2003, que “no merecía ser violada porque es muy mala, muy fea”.

En otra ocasión cargó contra la comunidad lésbico-gay-trans al asegurar en 2011 a la revista Playboy que prefería que sus hijos murieran en un accidente a que fueran homosexuales. O cuando dijo: “no voy a combatir ni a discriminar, pero si veo a dos hombres besándose en la calle, les voy a pegar”.

A pesar de declarar en contra de homosexuales, personas de rwza negra, indígenas y mujeres, el candidato de ultraderecha parece representar la salida de emergencia para el hartazgo de muchos brasileños en los temas de mayor relevancia en el país carioca: corrupción e inseguridad.

Con información de: El País, El Mundo, El Comercio y NY Times.

Te recomendamos

¿Quieres residir en España? Esto es lo primero que debes saber
México

Conoce los requisitos y trámites que contempla el gobierno de España para autorizar la residencia a extranjeros que deseen vivir en ese país temporal o definitivamente.

Más turbulencias en el Nuevo Aeropuerto Internacional de México
México

Un par de años después de que Enrique Peña Nieto, presidente de México, llegara a Los Pinos, se anunció el proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Ese mismo año (2014) comenzó la obra y el costo total previsto era de 168 mil 880 millones de pesos.