Edulcorantes no calóricos, alternativa segura durante el embarazo

Se recomienda que se consuman con moderación
Interés General por La Crónica de Hoy

Actualmente, se utilizan una infinidad de productos y bebidas, con sustitutos de azúcar
Durante el embarazo, debes estar especialmente atenta a tu alimentación, ya que este es un periodo en el que debes asegúrate  de proporcionarle a tu bebé todos los nutrimentos que necesita para un crecimiento y desarrollo óptimos. De igual forma, poniendo especial atención a tu alimentación evitarás el consumo excesivo de  calorías  y, por lo tanto, podrás evitar el aumentar de peso por arriba de lo recomendado durante tu embarazo.

Actualmente, se utilizan una infinidad de productos y bebidas, con sustitutos de azúcar (edulcorantes no calóricos o bajos en calorías), los cuales sirven para obtener el sabor dulce del azúcar sin las calorías que ésta aporta.

Antes de que un edulcorante se use en alimentos o bebidas, los organismos reguladores deben determinar que es seguro para todas las poblaciones, incluyendo los grupos especiales como las personas mayores, los niños y las mujeres embarazadas o lactantes.

Estas medidas de seguridad incluyen una evaluación de los posibles efectos de los edulcorantes no calóricos durante el embarazo misma que ha  mostrado que estos edulcorantes son seguros para las mujeres embarazadas y sus hijos.

Primero hay que mencionar que los edulcorantes no calóricos o bajos en calorías (sustitutos de azúcar) de acuerdo con el documento “Posición de la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología sobre los edulcorantes no calóricos”, son utilizados como reemplazos del azúcar y son mucho más dulces que la sacarosa, con un aporte calórico nulo o casi nulo. En este documento, se afirma que los edulcorantes no calóricos pueden ser usados por mujeres embarazadas, dada la evidencia científica sobre su seguridad que han emitido organismos internacionales al respecto como la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) y  la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), siempre y cuando no remplacen el consumo de nutrimentos necesarios para la evolución adecuada del embarazo y la producción de leche.

Y éstas son las mismas conclusiones a las que llega la Academia de Nutrición y Dietética: “numerosos organismos reguladores y expertos en todo el mundo han hecho estudios para revisar los efectos de los edulcorantes no nutritivos en la capacidad reproductiva de mujeres y hombres, así como sobre el feto en desarrollo, determinando que son seguros, por lo tanto, su ingestión diaria dentro de los límites aceptables es segura durante el embarazo”.

En el caso de la sacarina, se sugiere que se evite su uso durante el embarazo debido a que aunque no se le han demostrado efectos adversos, atraviesa la placenta y al feto le cuesta trabajo eliminarla.

Como mamá, siéntete segura por tu bebé

La Dra. Frania Pfeffer, nutrióloga certificada y doctora en Ciencias Biomédicas por la Facultad de Medicina de la UNAM, nos explica que las principales preocupaciones respecto al uso de edulcorantes durante el embarazo y lactancia tienen que ver con su relación con el parto pretérmino, con mayor presencia de alergias y con un mayor gusto por el sabor dulce en los bebés, con relación a esto, la Dra. señala que, “las pruebas son limitadas y no permiten establecer relaciones causales entre el consumo de este tipo de edulcorantes y el parto pretérmino; de igual forma no se ha podido demostrar mayor presencia de alergias en los bebés, ni de preferencia por los alimentos con sabores dulce.

En caso de que te encuentres en el periodo de lactancia y estés consumiendo edulcorantes no calóricos, la Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología señala que: “A diferencia del aspartamo; la sacarina, la sucralosa y el acesulfame k pueden encontrarse en la leche materna en concentraciones muy por debajo de la ingestión diaria admisible de los diferentes edulcorantes no calóricos y en concentraciones tan bajas que aparentemente ni siquiera llegan a generar sabor dulce en la leche”. Ahora, bien, respecto al aspartamo, “una vez que es metabolizado a los aminoácidos que lo componen (fenilalanina y ácido aspártico),  su paso a la leche materna induce un incremento de aminoácidos dentro de los intervalos fisiológicos normales equivalentes a los que habitualmente se observan después de la ingestión de alimentos que contienen aminoácidos semejantes”.

Como con cualquier alimento, la moderación siempre será la clave en el mantenimiento de la salud y el peso, y en el caso de los edulcorantes no calóricos, pasa lo mismo. Para los casos en que las mujeres embarazadas o que están lactando utilicen edulcorantes no calóricos, se recomienda que los consuman de acuerdo con la ingestión diaria admisible (IDA) (la cual se calcula de acuerdo con el peso de la persona), determinada para cada uno de ellos de acuerdo con la FDA.

El número de sobres que se permiten consumir de acuerdo a la IDA, es un límite muy amplio, difícil de exceder por persona por día, por lo que se considera sumamente importante consumir edulcorantes no calóricos con moderación de acuerdo a estas recomendaciones.

Los datos sobre el uso de edulcorantes no calóricos durante el embarazo y la lactancia son limitados y no sugieren un mayor riesgo de toxicidad, de resultados adversos o de problemas neonatales. Se recomienda que se consuman con moderación y que las mujeres embarazadas y lactantes estén informadas de las IDAs establecidas por las agencias reguladoras.

Te recomendamos

Local..., una antología de la música y sus figuras en la CDMX
México

Los cuadernillos narran cómo diversos géneros se anidaron en diferentes sitios de la ciudad ◗ Son referencias sobre jazz, clásica, rock, tropical, electrónica...

Netflixmanía: México es el máximo consumidor
México

El 72 por ciento de los usuarios de internet en México posee una cuenta. Éste fue un año de gran impacto de la plataforma streaming