Nombran a Juan Manuel Dinamita Márquez Orgullo de Iztapalapa

Escena por La Crónica de Hoy

Juan Manuel Dinamita Márquez, boxeador y siete veces campeón del mundo, fue nombrado Orgullo de Iztapalapa y homenajeado por su destacada carrera deportiva.

La jefa delegacional, Dione Anguiano, dio un reconocimiento al púgil, quien, dijo, es una joya del deporte nacional y una figura destacada de la demarcación.

La perredista dijo que se instalarán dos rings para practicar boxeo en espacios públicos, aunque aún se desconoce dónde estarán ubicados.

“En Iztapalapa apoyamos al deporte y a los deportistas, por esa razón hoy homenajeamos a Márquez y adecuaremos espacios para que gente con habilidades en el boxeo pueda transmitir sus conocimientos a futuras generaciones”, declaró.

“Es un orgullo”. Al respecto Dinamita Márquez agradeció el reconocimiento y comentó: “Para mí es un orgullo estar aquí, una delegación que me vio crecer y donde corría regularmente en el Cerro de la Estrella, ahora estamos viendo lo de un regreso al ring con una propuesta 40-60, sólo falta definir el rival y la sede”.

En un ring montado en la explanada delegacional se llevaron a cabo ocho peleas, de las cuales tres de ellas fueron de categoría profesional.

Te recomendamos

De Frente Ciudadano a Frente Partidista
México

Finalmente, la alianza entre los partidos Acción Nacional (PAN), de la revolución democrática (PRD ) y Movimiento ciudadano (MC) se definió otorgando al primero la opción de definir a su candidato presidencial; al segundo al candidato para gobernar la Ciudad de México y el tercero para participar en coalición en otras posiciones.

El acto de escribir tiene que ver con recuperar la infancia, dice Juan Villoro
México

El Premio Crónica habla de su reciente libro La utilidad del deseo, en el cual ofrece a los lectores detalles de su niñez, como el hecho de no haber leído muchos libros para niños o aprender primero alemán que español. También narra la vida de autores que usaron la literatura para obtener su libertad como Esopo o Gógol y ahonda en la idea que no es fácil preservar la dimensión infantil.