Bataclan: Recuerdos de la tragedia y el horror como atractivo turístico

Viajes por La Crónica de Hoy

El sentir de testigos y sobrevivientes está pintado en sus puertas; no hay un día en que alguien no lleve flores, velas o alguna ofrenda. Situado en la calle Voltaire, famosa avenida de París, el centro de espectáculos Bataclan aún conserva restos de la fatídica noche del 13 de noviembre de 2015, cuando un ataque terrorista reivindicado por el Estado Islámico, ISIS, convirtió una noche de fiesta en la última noche, para 89 personas.

Esa noche se encontraban unas mil quinientas personas disfrutando de la presentación del grupo estadunidense Eagles of Death Metal, cuando cuatro individuos entraron con armas largas y explosivos en el cuerpo, disparando a la multitud. El ataque fue parte de una serie que se dio simultáneamente en París. Aunque su apertura no ha sido constante desde ese día, el centro de espectáculos es ahora irónicamente un atractivo más en la ciudad de la Luz.

El recinto, con un diseño que data de 1864, fue nombrado monumento histórico de Francia en 1991; mensajes escritos en sus puertas describen los sentimientos de quienes sobrevivieron a esa noche, que según los encabezados de los periódicos del día siguiente, fue la más triste de Francia.

Al entrar a la calle continua llamada Pasaje Sain Pierre Amelot, se vienen a la mente los recuerdos de los primeros videos difundidos de la tragedia, las imágenes de jóvenes heridos, asustados, saliendo del lugar corriendo y de las personas que vivían enfrente, grabando la escena mientras confundidos preguntaban: “¿qué es lo que está pasando?” y algunos valientes o en estado  de shock les contestaban: “están matando gente ahí adentro”.

Es una calle de unos cinco metros de ancho, estrecha, de solo un carril, y ahí se encuentra la salida de emergencia del Bataclan. Por esa puerta algunos se pudieron salvar; junto a ella hay una pequeña ventana que se ha convertido en un improvisado altar con velas y flores, que según un vecino que vive exactamente enfrente, en unos pequeños departamentos, “no hay un día en especial en el que alguien no deje alguna ofrenda, y creo que lo seguirán haciendo, fue algo terrible”.

Mark, quien pidió no dar su apellido, aseguró: “llegué tarde del trabajo y decidí que iba a descansar, aunque sabía que no iba a ser fácil porque había un concierto en el Bataclan y había mucha gente y ruido. Me despertaron los disparos y pensé que era la música, pero al asomarme a la ventana empecé a ver a las personas corriendo y gritando y dije, algo malo está pasando ahí”.

“Por un momento no supe qué hacer, estuve tentado a bajar pero mejor llamé a la policía, aunque creo que muchos hicieron lo mismo porque en segundos empecé a escuchar las sirenas y solo me quedé en shock viendo a las personas correr, llorar y gritar; fueron pocos minutos, ya que la policía llegó rápido y cerró la calle”.

Ahora el lugar se encuentra cerrado de nuevo. El año pasado, el 16 de noviembre, abrió sus puertas para un concierto de Sting, quien tuvo como invitado al grupo que tocaba ese fatídico día, Eagles of Death Metal, pero ya no ha tenido ningún espec­táculo relevante después de ese día.

A otros no les gusta hablar del tema y hacen como que no entienden la pregunta,  pero todos los que trabajan cerca, en una zona llena de bares y cafeterías concuerdan con que “es más local, no viene mucho turista, porque está alejado del centro, aunque tras los atentados hay más afluencia de turistas”, como lo platicó para Crónica Eugenia, quien es colombiana pero vive en París desde hace seis años y trabaja de mesera en un bar a dos cuadras del Bataclan, sobre la avenida Voltaire.

Algunos turistas llegan y toman fotos, los locales se sorprenden y recuerdan ese día, discretamente también toman fotos con su celular, sobre todo del grafiti rojo que se encuentra en uno de los vidrios de la fachada, que dice “fuck ISIS”.

Junto al centro de espectáculos se encuentra un local pequeño que también lleva el nombre Bataclan, pero es un teatro pequeño para obras independientes, y que también tiene parte de ese trágico día, pues en una orilla hay una placa en la que se describe el episodio y se explica que está dedicada a las víctimas.

Mal acomodadas, se encuentran unas rejas de metal que nadie sabe por qué la policía dejó ahí; algunas tienen unos listones de color azul, que supuestamente están en memoria de los que murieron. Hay muchas formas en que se ha hecho homenaje a los muertos, en los árboles hay pintas diciendo “amor” en inglés, “paz” en francés, y otros mensajes más.

Nueva investigación. Los servicios secretos de Francia sabían desde 2009 de la existencia de un proyecto de atentado contra la sala de fiestas del Bataclan, según informaron fuentes oficiales.

Las amenazas aparecen en unas notas “confidenciales” de la Dirección General de Vigilancia del Territorio (DGSI, por sus siglas en francés), considerada los servicios secretos de vigilancia interna de Francia.

La amenaza sobre un proyecto de atentado contra el Bataclan en 2009 apareció en el marco de una investigación por la muerte de una estudiante francesa en El Cairo, Egipto, asesinada presuntamente por un grupo palestino yihadista vinculado a Al Qaeda.

Te recomendamos

Semana Santa deja derrama económica superior a 3 mmdp en CDMX
México

El periodo vacacional de Semana Santa generó en la Ciudad de México una derrama económica de tres mil 307 millones de pesos, es decir, 10 por ciento más que el mismo periodo de 2016, informó la Secretaría de Turismo capitalina.

EPN adopta la agenda 2030 para el desarrollo sostenible
México

El presidente Enrique Peña Nieto encabezó la instalación del Consejo Nacional de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que compromete a México a cumplir en poco más de una década los 17 objetivos contemplados por Naciones Unidas, entre los que destacan la erradicación de la pobreza extrema,