La zonas muertas marinas amenazan arrecifes de coral

Viajes por EFE

Las denominadas zonas muertas o áreas marinas donde hay bajos niveles de oxígeno por culpa de la contaminación humana son una amenaza para los arrecifes de coral del mundo, especialmente los que están en los trópicos, alertó ayer el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), con sede en Panamá.

“El calentamiento de los océanos y la acidificación, dos reconocidas amenazas para los arrecifes, requieren soluciones a gran escala, mientras que las nuevas amenazas causadas por las zonas muertas están más localizadas”, explicó el científico del Smithsonian, Andrew Altieri.

A diferencia de los otros problemas, añadió el investigador, “las zonas muertas se pueden reducir controlando las aguas residuales y la escorrentía agrícola hacia el océano”.

Altieri es uno de los autores de un estudio que ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences y que surgió a raíz de la observación de un enorme arrecife de coral muerto en la costa caribeña de Panamá, indicó el instituto en un comunicado.

En septiembre de 2010, los científicos del Smithsonian observaron que los arrecifes de la bahía de Almirante, en la provincia panameña de Bocas del Toro, tenían “signos severos de estrés”, como el color blanquecino de los corales, que está asociado al calentamiento de las aguas.

Según el instituto, las zonas muertas son más comunes en los trópicos, pero la gran mayoría de ellas no han sido localizadas porque la hipoxia (bajo nivel de oxígeno) “ni siquiera se menciona en las revisiones académicas más importantes y rara vez se discute en las reuniones científicas”.

Te recomendamos

Se cumplen 48 años del inigualable festival de Woodstock
Internacional

Fueron tres días de música y pacifismo que marcaron a una generación

La percepción social intimida.
México

No sé cuál sea la percepción que tenga usted estimado lector, pero si observa la mirada de quienes se transportan a su lugar de trabajo, a la escuela o a realizar sus actividades cotidianas podrá evidenciar que la sociedad mexicana está cruzando por un sendero gris que impide que el optimismo dibuje trazas de certeza para el próximo futuro.