Jaime Humberto Hermosillo: Los cineastas de hoy son más desafiantes

Arte & Cultura por La Crónica de Hoy

Jaime Humberto Hermosillo pertenece al grupo de cineastas que a finales de los años 60 y en el primer lustro de los 70 protagonizó uno de los lapsos más importantes del cine mexicano.

Junto a Felipe Cazals y Arturo Ripstein dieron vida a un cine distinto, audaz en contenidos argumentales y arriesgados para hablar de temas delicados en momentos sociales del país a los que pocos se atrevían. Los tres encabezaron la generación del cine de autor del cine mexicano.

La carrera de Hermosillo comenzó en los años 60, pero fue en 1971 cuando estrenó La verdadera vocación de Magdalena (1971). Durante el régimen de Echeverría, el cineasta ingresó a la industria oficial cinematográfica con el largometraje El señor de Osanto (1972), una superproducción de época que pasó sin pena ni gloria.

Sin embargo, a partir de 1973 comenzó la etapa más interesante del director con filmes como El cumpleaños del perro (1974), La pasión según Berenice (1975), Matinée (1976), Naufragio (1977), Las apariencias engañan (1978), Amor libre (1979) y María de mi corazón (1979). Con estas películas, Hermosillo logró convertirse en uno de los más célebres y polémicos directores del cine mexicano de los setenta.

Sin embargo, en el marco del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG) el realizador compartió en entrevista con Crónica que ese momento de la historia llenó de tensión a causa de acontecimientos trágicos como Tlatelolco en 1968, que provocó una crisis social, política y, por ende, cinematográfica en la cual Hermosillo, Cazals y Ripstein, entre otros, desafiaban incluso la censura, no se compara con el movimiento cinematográfico de la actualidad:

“Muchas de las películas de jóvenes realizadores de la actualidad me dejan sorprendido, a mí me hubiera gustado haber tenido el talento y capacidad de poder hacerlas yo. A ese grado admiro el trabajo de los jóvenes que hacen cine para México. Son incluso más desafiantes en sus temas a los que yo logré hacer, o alguno de mi generación”, expresó el realizador en una charla que concedió a Crónica después de presentar su más reciente filme que viene acompañado de un mensaje transgresor sobre las nuevas tecnologías, a las que considera aliadas del séptimo arte.

“Ante los obstáculos, ejercer la libertad. Qué bueno que existen las tecnologías que nos han dado esa posibilidad porque no nos pueden silenciar ahora como ocurría antes. Hay que usar a la tecnología como si fuera una pluma, como lo dijo el cineasta de la nueva ola francesa Jacques Rivette”, expresó.

“Él decía que la cámara podía ser como una pluma fuente, y hacer un cine como se hace una escultura, con miles de posibilidades, porque así como hay otros que escriben relatos y otros pintan, todos hacen su propio arte de manera personal y esto se puede hacer con el cine gracias a los avances de la tecnología”, agregó.

Es curioso. Tiene 75 años y le tiemblan las manos y el mentón; tiene algunos problemas auditivos y se ve frágil, incluso débil. Sin embargo, la pasión por el cine es notable y funciona en él como una fuerza. Por eso, ha visto con buenos ojos la llegada de las nuevas tecnologías y ha decidido explorarlas con su nuevo trabajo titulado Un buen sabor de boca, el cual realizó con apenas un presupuesto de 15 mil pesos y que será exhibida en línea de forma gratuita:

“Para este año no acepté la generosa oferta de Iván Trujillo de presentar mi película en una sala. Le dije que estaba a punto de terminar mi trabajo más reciente y que experimentáramos algo distinto, quiero ofrecerla gratuitamente en línea y que sea después de que termine el festival, que sea como una extensión de él”, explicó. Con este nuevo trabajo además experimenta una nueva forma de exhibición pues todos los interesados en verla tendrán que enviarle un correo a la dirección laideal2016@gmail.com para que él les envíe password y contraseña. La cinta estará en línea del 20 al 31 de marzo.

Resulta aún más interesante porque con este trabajo materializa un sueño que tenía desde los inicios de su carrera… allá por 1963.

“Me doy cuenta que desde mis inicios, yo que me digo nieto de Roberto Rosellini e hijo de la nueva ola, porque de ellos aprendí a hacer un cine con pocos recursos y no necesariamente buscando la perfección, quería algo como esto. Si no hay recursos, de cualquier manera se puede trabajar con actores no profesionales o actores de carrera, y recuerdo que en 1963, en un pedazo de papel escribí uno de los principios de mi juventud.

Manifesté que me gustaría hacer un cine intimista”, comentó. Esa fantasía era hacer un cine intimista, y dije que me gustaría que también se pudiera ver de una manera muy personal. Antes, eso no se podía hacer porque todo estaba abierto en la pantalla grande.

Estoy seguro que esta película no la verán tres o cuatro personas alrededor de una tablet o de la pantalla de una computadora, sino que lo vean de manera individual y entonces se logre ese contacto de persona a persona”, explicó.

No quiso revelar mayor detalles de su nuevo filme, salvo que es una “hecha con malicia. Es también una forma de homenaje al cineasta estadunidense Howard Hawks, porque es un elogio del oficio, es decir, hacer bien nuestro trabajo, nos deja un buen sabor de boca”, comentó.

Finalmente, el cineasta explicó que en la actualidad tiene una larga lista de guiones por trabajar que quedarán plasmados en un libro digital y también condenó que el gobierno siga sin apoyar al cine y a la cultura general; además reiteró su amor al cine: “No haré cine por completo para que estén en línea, algunos de esos guiones por filmar necesitan otro tipo de producción y no sería posible hacerlas sin un presupuesto adecuado y que también tendrían mejor manera de ser entendidas y disfrutadas en una pantalla grande. Estar en las salas, que se apaguen las luces, ver cómo se proyecta en pantalla grande es delicioso. He visto recién, Silencio, de Martin Scorsese, ésa no la vería yo en una computadora, sería restarle poder a la película. Viva el cine en pantalla”, concluyó.

Te recomendamos

El acto de escribir tiene que ver con recuperar la infancia, dice Juan Villoro
México

El Premio Crónica habla de su reciente libro La utilidad del deseo, en el cual ofrece a los lectores detalles de su niñez, como el hecho de no haber leído muchos libros para niños o aprender primero alemán que español. También narra la vida de autores que usaron la literatura para obtener su libertad como Esopo o Gógol y ahonda en la idea que no es fácil preservar la dimensión infantil.

De Frente Ciudadano a Frente Partidista
México

Finalmente, la alianza entre los partidos Acción Nacional (PAN), de la revolución democrática (PRD ) y Movimiento ciudadano (MC) se definió otorgando al primero la opción de definir a su candidato presidencial; al segundo al candidato para gobernar la Ciudad de México y el tercero para participar en coalición en otras posiciones.