Crean en el IPN generador de energía limpia para el hogar

Innovación por La Crónica de Hoy

Estudiantes del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) 7 Cuauhtémoc desarrollaron un interruptor de transferencia eléctrica monofásica que brinda energía a los hogares en caso de apagones, corto circuitos y fallas en los transformadores, además de que es amigable con el ambiente.

El prototipo contiene una batería de 12 volts que es alimentada por paneles solares que el inversor transforma en energía eléctrica de 4,000 a 8,000 Watts, cantidad que requieren los usuarios para realizar sus actividades en el hogar, una vez que el suministro de la compañía se interrumpe.

Gerardo Gabriel Aguilar Mercado, Jonathan Jesús López Olvera y Luis Alberto Ramírez Huitrón, quienes realizaron el proyecto con ayuda de su asesor Héctor García Ramírez, detallaron que el dispositivo no utiliza sistemas autómatas, pero se considera un aparato inteligente porque detecta la falla externa y en menos de un segundo inicia la alimentación de energía eléctrica.

El panel solar se instala en la azotea, mientras que el interruptor se coloca en el medidor de luz, por lo que el usuario que utiliza el sistema politécnico debe informarle a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que le proporcione un medidor inversor que marca en sentido contrario el uso de carga en caso de falla eléctrica, esto con el propósito de restar el pago por consumo.

El lapso de vida del equipo es de 25 años.

Te recomendamos

Rivera, Orozco y Siqueiros, los tres grandes muralistas, llegan a Italia
Europa

Por primera vez, una exposición armada con la colección del Museo de Arte Carrillo Gil viajará a Bolonia, Italia, se trata de “La muestra pendiente. Orozco, Siqueiros y Rivera”, a inaugurarse el 18 de octubre próximo luego de su exitosa itinerancia por Argentina, Chile y Perú.

¿Y después de la tragedia qué?
México

Los partidos y la ruta del dinero Ante la magnitud del desastre ocasionado por los temblores de septiembre, los partidos políticos nacionales, al tanto de su creciente impopularidad, comenzaron una suerte de subasta para dirimir quién daba más dinero del asignado en sus prerrogativas para las tareas de ayuda a los damnificados. La subasta fue subiendo hasta llegar al 100 por ciento.