Obtienen estudiantes del IPN segundo lugar en el RobotChallenge

Innovación por La Crónica de Hoy

Estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) obtuvieron el segundo lugar, en la categoría Air Race, del afamado certamen internacional RobotChallenge, celebrado en la Universidad Politécnica de Bucarest, Rumania.
Los politécnicos que vencieron en la final a la escuadra de Turquía son Eduardo Olvera Ramírez y Mario Alberto Troncoso Andreu, de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Ingeniería y Ciencias Sociales y Administrativas (UPIICSA).
En un comunicado, el Politécnico informó que consiguieron esta posición en el podio con la participación de su dron autónomo Sanchito Mexicano, que superó con ventaja todas las pruebas de vuelo con obstáculos.
Este resultado refleja el esfuerzo y dedicación que los estudiantes de la UPIICSA han puesto en el desarrollo de sus diseños para que estén en constante evolución y a la altura de los mejores prototipos de Europa y América, destacó.
La precisión en el diseño, desarrollo y ensamblaje del prototipo y, especialmente, su sistema de estabilidad, lo que le dio a Sanchito Mexicano la ventaja en este concurso internacional de robótica, en el que una vez más los politécnico pusieron en alto el nombre de México.
En su novena edición esta competencia internacional contó con la presencia de aficionados y expertos de alta categoría en robótica de diversos países de Europa y América Latina.
El instituto recalcó que l mundo moderno requiere avances en robótica, de ahí la importancia de RobotChallenge en el que los contendientes demuestran en diversas pruebas las capacidades y habilidades de sus prototipos y cómo sus sistemas se pueden aplicar en otros proyectos de beneficio social.
Además, reconoció la participación de la UPIICSA en esta justa robótica fue posible gracias al apoyo de uno de sus egresados distinguidos, Jesús Padilla Zenteno, quien pagó los gastos del viaje.

Te recomendamos

Jurassic World: El reino caído Animales majestuosos, animales desastrosos
Internacional

Hay películas que se presagian a sí mismas. Hace 25 años se estrenó Jurassic Park bajo la batuta de Steven Spielberg. La premisa de aquella película que cambió la historia de los efectos especiales es la de cómo un magnate (John Hammond) tiene el sueño de hacer un parque de diversiones en donde habiten las criaturas más espectaculares que han pisado la Tierra: los dinosaurios. Su empresa ha logrado clonar diversas especies mediante la manipulación de ADN, pero para convencer a los inversores de que las atracciones son totalmente seguras invita a algunos científicos.

“Soy duro con el TLC porque México no hace nada en la frontera”: Trump
Internacional

Trump acusa a Peña Nieto de convertir el paso de centroamericanos a EU en un “paseo por Central Park”. Agentes fronterizos, dolidos por se acusados de nazis, dicen que los menores están mejor en jaulas que en cajuelas