Martes 22 de Octubre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Avalan Ley de Educación


El derecho a pataleó fue respetado, pero una voz anónima, “déjenlos llorando solos”, resumió la actitud que seguiría Morena en su trato a la pequeña oposición (PRD, Movimiento Ciudadano, PRI y PAN) que se dedicó efectivamente a patalear sin espectadores por horas, horas y más horas. Los legisladores de la mayoría y sus aliados abandonaban continuamente el salón de sesiones. Las ineludibles votaciones y aprobación de las leyes secundarias de la reforma educativa de AMLO se dieron cuando debían darse; se concretó también lo que advirtió Mario Delgado: “Nosotros somos la bancada del Presidente de la República, y vamos a apoyar los acuerdos que él tenga, traduciéndolo aquí en leyes”.

Fue una jornada que puso a prueba a la panista Laura Rojas, presidenta de la Mesa Directiva. Por momentos debió conducir la discusión dándole la razón a la mayoría. La sesión, convocada para las 12:00 horas, había iniciado con una hora de retraso con los posicionamientos de las bancadas opositoras para no subir a discusión los dictámenes de las tres leyes secundarias de la Reforma Educativa amlista, esto bajo el argumento de que el fast track aplicado en comisiones resultaba ilegal.

La presión para Rojas era evidente. La revuelta opositora más notable fue la toma de tribuna con pancartas y lonas  en las que se leía “#EducaciónSinMafia”. El grupo de los 76 legisladores correligionarios le hizo la toma a sus correligionarios Rojas y Marco Antonio Adame, el vicepresidente de la Mesa Directiva.

Rojas debía pedir orden especialmente cuando los legisladores de la CNTE (de la bancada del Presidente) tomaban la palabra. Y eran esos momentos los que provocaban mayor desorden.

Al final quedó la discusión de Ley del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros (LGSCMM), la más jaloneada. Se aprobó en lo general y unos últimos pataleos aparecieron, ya con todo mundo, mayoría y oposición, con claros signos de cansancio.

Un último y mínimo logro de la oposición, al menos logró atraer al plano a los morenistas. Los panistas le reclamaron a Rojas una supuesta tolerancia en el uso abusivo de tiempo a la “bancada del Presidente” y José Elías Lixa le dijo que a los diputados blanquiazules la Mesa los trataba inaceptablemente con falta de respeto. Luego de un desliz de los morenistas, que continuaban abandonando el salón y ponían en duda la existencia de quórum, la Mesa Directiva pidió una verificación del mismo.

Los morenistas fueron convocados de emergencia para evitar que se suspendiera la sesión, En 5 minutos, el pleno se repobló hasta alcanzar más de los 251 del quórum legal. Milagrosamente aparecieron más de 400 diputados en el Pleno.

Continuó entonces la discusión sobre leyes que la mayoría ya había decidido aprobar. Rojas debió llamar una y otra vez al orden y a respetar a los oradores. Una jornada difícil para la presidencia panista, tan difícilmente conseguida hace unos días y que se tradujo en la conducción de una sesión en la que incluso la oradora en turno de Morena-CNTE aprovechó para lanzar un “El pueblo se cansa, de tanta pinche traza”…

AMBIGÜEDAD. Un dato a destacar entre los cuestionamientos al Transitorio XVI del Dictamen de la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros (LGSCMM): la queja de que se “regalan plazas a los docentes” (una frase de la priista López Castro), encontró un eco inesperado..

Dolores Padierna Luna señaló: “Es totalmente falso que el sindicato magisterial se vaya a apoderar de las plazas, ya que en el Transitorio Decimosexto del Dictamen de la Ley General del Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros se señala claramente que el proceso de admisión, promoción y reconocimiento prevalecerá siempre la rectoría del estado, ése es el mandato constitucional”.

Dijo que los detractores de la norma parecen olvidar la creación del Sistema Abierto y Transparente de asignación de plazas para la ocupación de las vacantes de personal con funciones docente, técnico docente, de asesoría técnica pedagógica, de dirección y supervisión.

Pero luego admitió: “La redacción sí es ambigua”. Es claro el riesgo de que se convierta en un espacio de intervención de la CNTE y del SNTE, por lo que se sugiere en la misma ley acotar las facultades de la Comisión Tripartita o eliminarla y retomar, por ejemplo, lo que se había dispuesto en la Iniciativa base de esta Ley, la cual establecía que la SEP celebraría un proceso público en el que pondría a disposición de estos dos actores la valoración de los elementos multifactoriales, pero se especificaba que “en su caso, las autoridades educativas de las entidades federativas y las representaciones sindicales podrán realizar observaciones, las cuales podrán ser consideradas por la Secretaría”.

Remarcó que sólo acotando las facultades técnicas de esta Mesa Tripartita es como se reduce el riesgo de caer en una injerencia mayor por el Sindicato, “la rectoría del estado en estos procesos debe prevalecer y no quedar sujeta a ambigüedades”, apuntó.

Las dudas sobre el buen diseño de las leyes reglamentarias de la educación mexicana, al  parecer, también estaban en la bancada del presidente. Pero a la hora de la votación esto no se traduciría en nada. La aplanadora pasó por el terreno donde la oposición, que luce cada vez más pequeña, había llorado a solas sus inconformidades.