Viernes 06 de Diciembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

AMLO prepara reforma para blindar Ley de Remuneraciones contra amparos


“Inmorales”. Así calificó el Presidente los salarios que ganan algunos, y aclaró que no son reformas con destinatario. A legisladores. “No nos estemos entumiendo, aburguesando, nada de conservadurismo ni de política fifí”

El gobierno federal contempla ya una nueva reforma constitucional para garantizar que ningún servidor público en el país supere en salario al Presidente de la República.

El planteamiento fue acordado el martes en una reunión del jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, con Mario Delgado y Ricardo Monreal, coordinadores de Morena en las cámaras de Diputados y Senadores. El mandatario les pidió no “aburguesarse”.

La necesidad de modificar la Constitución se ha derivado de “chicanadas o interpretaciones torcidas” usadas por altos funcionarios, en especial del Poder Judicial de la Federación (PJF), para burlar las disposiciones en la materia y, mediante amparos, conservar sus sueldos desmesurados.

Se está a la espera de una evaluación técnica sobre qué cantidades se están cobrando y las artimañas empleadas para este fin.

“En un país como el nuestro, el que gana 600 mil pesos mensuales es un corrupto, no se necesita presentar pruebas. Y no es pelearnos con nadie, es ventilar las cosas aquí, todo lo que afecta. ¿Cómo es eso de que: ‘me amparo y ya no me quitan mi sueldo’?”, señaló AMLO.

En septiembre del año pasado el Congreso de la Unión aprobó la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, para solventar una omisión legislativa de más de ocho años en torno a la aplicación del artículo 127 constitucional, el cual refiere: “Ningún servidor público  podrá recibir remuneración por  el desempeño de su cargo, mayor a la establecida para el Presidente de la República”.

Sin embargo, según el tabasqueño, en el Poder Judicial de la Federaciçon le están queriendo dar la vuelta a la ley: “Desde mi punto de vista es muy claro lo que establece el artículo 127, pero si no es así y están utilizando recovecos para conceder amparos y de esta manera enmendar la plana, legislar, que no es función del Poder Judicial, entonces, reforma constitucional”.

El artículo 127 de la Carta Magna y el sexto de la Ley de Remuneraciones, consideran una excepción cuando el funcionario ­desempeña “un trabajo de alta especialización…, y exige para su desempeño una experiencia determinada”.

La petición del Presidente a los legisladores fue: “Que se haga valer la Constitución, y si se está abusando de esta mala interpretación, volver a enviar una iniciativa para reformarla y ser más precisos. Ése es el compromiso que hicimos… La plática de ayer fue para que no nos estemos entumiendo, que no nos estemos aburguesando, nada de conservadurismo ni de política fresa o fifí”.

El gobierno, reveló, realiza ya “una evaluación para ver cómo están quedando las cosas, cuánto están cobrando”. Y pidió, incluso, la intervención de estudiosos de la Constitución:

“Que no vayan a decir que es por la fuerza (el PJF). No, es que estamos viendo que no tienen materia. Me gustaría que el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM emitiera una recomendación sobre si es clara la Constitución o hay márgenes para interpretarla de otra manera y haya funcionarios que ganen más que el Presidente”.

Descartó una disolución de la Suprema Corte de Justicia, como lo hizo el expresidente Zedillo en 1995.

—¿No fue un error que Morena enviara una minuta que todos decían era anacrónica y sería debatida en tribunales? –se le preguntó.

—No, eso es excusa. Pero vamos a suponer, aceptando sin conceder, que haya sido eso: lo vamos a corregir, va la nueva reforma.

—Los ministros nombrados ya en la 4T: Juan Luis González Alcántara y Jazmín Esquivel, ganan también 300 mil pesos…

—Por eso se tiene que atender el asunto en general, para todos. No son reformas con destinatarios, es poner orden en esto.