Lunes 22 de Julio, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Rebelión de la Policía Federal; exigen mantener prestaciones


Reducción de sueldo. Esta semana desapareció un bono que incrementaba el sueldo base en la PF; fue el detonante final para lo ocurrido ayer...

Es probable que Alfonso Durazo y los mandos de la Guardia Nacional ignoraran que existe un espíritu de cuerpo muy fuerte entre los policías federales (de hecho, es parte de su formación), y también ignoraban que hay foros de Facebook usados por los federales para que sus familias y ellos mismos interactúen.

Esos foros de face y las cadenas de whatsapp fueron la herramienta para organizar la rebelión que ayer, que incluyó bloqueos a vialidades de la capital y a la autopista a Pachuca, así como para promover nuevas acciones durante los próximos días. Hoy mismo está convocado un paro de labores a escala nacional.

El espíritu de cuerpo también fue importante para que mil 500 elementos que serían trasladados a los centros de entrenamiento de la Guardia Nacional, llegaran ayer al centro de mando (Contel en Iztapalapa) convencidos de participar en la protesta y con la idea de que los autobuses que llegarían a Contel para llevarlos a los improvisados campamentos de la Guardia Nacional serían “tomados” para trasladar a los federales al Zócalo y continuar la manifestación allí, delante de la sede de la 4T.

En el centro del reclamo está lo que, en la práctica, representa una disminución de sueldo. Estos policías ganaban 9 mil pesos extras o más por operatividad, es decir, por desplazarse a los estados del país a donde fueran requeridos, además de que contaban con viáticos y eran hospedados en hoteles. Todo esto desaparece y sus ingresos mensuales se van a la mitad de lo que recibían el año pasado. Esta semana debían recibir el bono de Operatividad y ya no llegó.

Aunado a lo anterior, Crónica ha tenido acceso a información que revela que de enero a la fecha, miles de federales dejaron la corporación debido a la baja de sus ingresos y debieron negociar su salida en condiciones desfavorables, aceptando en ocasiones 30 por ciento de lo que hubiera sido una liquidación normal. Los federales rebeldes que tomaron Contel también fueron claros en eso: quieren una liquidación completa (lo que correspondería a la desaparición de su fuente de empleo, contemplando todos los años de servicio).

El plan de la rebelión no fue ejecutado por completo gracias a la llegada de Patricia Trujillo, médica que fue el último mando de la Policía Científica de PF con buena presencia entre los policías de bajo rango. Los autobuses no fueron tomados pero las noticias sobre la rebelión en Contel incentivaron la salida de la base ubicada en la salida a Pachuca y de la mismísima Torre Pedregal, la otrora oficina del ya extinto comisionado general de esta también moribunda corporación.

En cuanto al cálculo de los participantes, una cifra sensata es pensar que de 3 mil 500 a 4 mil elementos estuvieron ayer en las protestas, provenientes principalmente de Fuerzas Federales y de Gendarmería, es decir, de dos divisiones operativas que globalmente tienen unos 12 mil elementos activos actualmente.

Los bloqueos a vialidades capitalinas incluyeron Periférico en el oriente y poniente de la ciudad y desquiciaron el tránsito en toda la zona conurbada.

Familiares de los policías federales, especialmente esposas y madres, participaron en protestas paralelas a las afueras de las instalaciones de Contel. Al cierre de esta edición, las primeras promesas y  ofrecimientos del gobierno federal no habían hecho eco, los federales en rebeldía habían decidido pernoctar en Contel y continuar la protesta durante este jueves.