Lunes 22 de Julio, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Desafían jóvenes a Pekín con asalto al Parlamento de Hong Kong


Marcha por la democracia degenera en una violenta irrupción en el legislativo de la excolonia británica, de impredecible consecuencia.

La manifestación por el aniversario de la cesión británica de Hong Kong a China acabó ayer en una revuelta popular inédita en la que cientos de jóvenes entraron por la fuerza en el Parlamento de la ciudad y lo ocuparon sin que la Policía hiciese el menor acto de presencia.

Pasada la medianoche local y tras cerca de tres horas de ocupación, los manifestantes abandonaron el Parlamento una vez que confirmaron la inminente llegada de la Policía al edificio y dada la gravedad que conllevaría para ellos ser detenidos.

Cientos de efectivos antidisturbios abandonaron finalmente a esa hora sus cuarteles y se dirigieron hacia la sede legislativa desde diferentes direcciones. Fue entonces cuando los policías emplearon gases lacrimógenos y gas pimienta para disolver a grupos de cientos de personas que se concentraron en las grandes avenidas del centro de la ciudad adyacentes al Parlamento.

“HONG KONG NO ES CHINA”. La manifestación había sido multitudinaria, la mayor de un 1 de julio en los 22 años transcurridos desde el traspaso de la soberanía a China por parte del Reino Unido en 1997, y reunió, según sus convocantes, a 550 mil personas.

No superó, sin embargo, a los más de un millón de ciudadanos que ocuparon las calles de la ciudad el domingo 16 de junio, pidiendo la retirada del proyecto de ley de extradición a China y la dimisión de su impulsora, la jefa del Gobierno local, Carrie Lam, que se niega todavía a retirar la iniciativa y tan sólo la mantiene en suspenso.

“Hong Kong no es China”, “Tú lo has querido”, escribían en cualquier pared que se encontraban a su paso los manifestantes en referencia a la reiterada negativa de Lam para atender a sus peticiones.

“Estamos en la crisis política más grave desde el traspaso de la soberanía a China, es una situación sin retorno”, dijo el diputado independiente y activista, Eddie Chu, que expresó su temor a una intervención del Ejército chino en Hong Kong si Lam no es capaz de resolver la crisis políticamente.

Por su parte, Lam condenó el “extremo uso de la violencia y el vandalismo” por parte de los manifestantes. “El imperio de la ley es de una importancia capital”, dijo Lam y señaló que ha dejado en suspenso el polémico proyecto de extradición a China “sin ningún plan para retomarlo”.