Domingo 16 de Junio, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Microbuseros se unen al desafío de taxistas; marchan y bloquean


Cerraron los accesos de las carreteras México-Pachuca, México-Cuernavaca y México-Toluca. Protestaron en el Zócalo y avenidas como Tlalpan, Insurgentes, Reforma, Zaragoza, Eje Central y muchas más.

Lo cumplieron: con sus bloqueos y protestas diferentes grupos de taxistas hicieron un lunes caótico en la Ciudad de México y en algunos puntos del Estado de México; microbuseros también participaron.

Desde muy temprano, los integrantes de asociaciones de taxistas impidieron, con el pretexto de exigir la salida de los servicios de transporte vía plataformas digitales como Uber o Cabify, el libre tránsito en los accesos a la capital del país, como en las carreteras México-Pachuca, México-Cuernavaca y México-Toluca.

Asimismo, otro grupo del Movimiento Nacional de Taxistas se manifestó en algunos sitios como el Zócalo capitalino, la zona de nadadores y Tlalpan; Reforma y La Palma; Insurgentes, Zaragoza,  Bucareli, Eje Central, Avenida Central y Avenida México y San Cosme. En el Edomex: Lechería; José López Portillo y Puente de Alvarado.

Ignacio Rodríguez, vocero del Movimiento Nacional de Taxistas de la Ciudad de México, indicó que fueron cerca de 20 mil taxistas los que se movilizaron en toda la ciudad.

Dijo que sus compañeros demandaron a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, dar marcha atrás a los vehículos con aplicaciones extranjeras que dejó la pasada administración.

Durante su manifestación, los taxistas se concentraron en la explanada del Zócalo capitalino y estacionaron sus unidades frente a Palacio Nacional y Catedral Metropolitana.

Ahí, instalaron un pequeño templete para hacer sus demandas. También instalaron mantas y cartulinas a sus vehículos.

Alrededor de las 12:00 horas, cuando pactaron una mesa de negociación con la Secretaría de Gobernación, los manifestantes comenzaron la retirada del Zócalo capitalino y calles aledañas.

De forma ordenada comenzaron a retirarse todos los taxis que pintaron por un momento la plancha del Zócalo de color rosa con blanco y al que se sumaron microbuses y combis de diversas rutas de la Ciudad de México.

Los taxistas amagaron con regresar a bloquear las principales vialidades de la capital del país si no son atendidas sus demandas.

COTORREAN. En la protesta del Zócalo hubo chelas, crucificados, vehículos pirata: sin rótulos y cromática.  Algunos no sabían ni siquiera a lo que iban: “Me trajo mi compadre, que para hacer esquina (para apoyar) a los taxistas que se están quedando sin trabajo, pero mientras tanto hay que cotorrear”, dijo uno de ellos mientras le daba un trago a una de las caguamas que traían en la cajuela.

Lo cierto es que lo de ayer fue una mañana de descanso para algunos (los taxistas y sus paleros) y de caos para otros: miles de capitalinos se quedaron sin transporte y saturaron el Metro, Metrobús y el eléctrico.

Fue una de pesadilla para algunos. Muchos no llegaron a su trabajo o a las escuelas. Es más, algunas escuelas del Estado de México: Tlalnepantla, Tultitlán y ­Cuautitlán no tuvieron clases en el turno vespertino.

En el paradero de Indios Verdes, las largas filas, los retrasos y la espera, fueron la constante de la mañana, ante las manifestaciones de los taxistas.

Emiliano Lara, quien mira una y otra vez su reloj, comenta que ante la amenaza del cierre de las calles salió 30 minutos antes de su casa. Trabaja en una oficina en la colonia Del Valle, sin embargo, no llegó a tiempo por la saturación.

Y pedir servicio en una aplicación de transporte de pasajeros privado no está dentro de su presupuesto, porque es demasiado caro; además, con el tráfico y el miedo de algunos, la demanda ha incrementado, al igual que sus precios.

Afuera de las instalaciones del STC y las estaciones del Metrobús la situación fue similar, los autobuses articulados tardaron más de lo habitual; en las estaciones la gente se aglomeró, miró el camino en espera de atisbar un camión, pero cuando llegó, la unidad está abarrotada.

Entonces, la gente se empujó, otros se compactaron tratando de entrar a la unidad, antes que el timbrazo anunciara el cierre de puertas, y tuvieran que esperar más de 10 minutos para que volviera a pasar otro autobús.

Luego de la manifestación de taxistas en la CDMX, autoridades locales y federales definieron instalar cuatro mesas de trabajo.

INTERESES DE COYOTES DETRÁS DE PAROS: SHEINBAUM. La Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, dijo que no caerán en provocaciones ante las manifestaciones de taxistas, y los invitó a dialogar en las mesas de trabajo.

“No se va a usar la fuerza pública, están los elementos de policía agilizando el tránsito. Ellos a lo mejor quieren tener una provocación para generar una confrontación; nosotros no vamos a caer en ninguna provocación, para beneficio de la ciudadanía”, dijo.

La morenista reiteró que su administración mantiene mesas de diálogo con los transportistas y expuso que si se mantiene abierto ese canal de acercamiento “no hace falta esta manifestación”, dijo.

En conferencia, agregó que si bien entre los manifestantes hay demandas legítimas, dijo que otras protestas son resquicios de quienes buscan mantener gestorías.

Lamentó que por años los taxistas han estado sujetos a gestores para realizar trámites como la Revista Vehicular, pero ahora ya no necesitan de esos intermediarios para cumplir con obligaciones de carácter administrativo, pues éstas ya son a través de procesos digitales.

Sobre la principal inconformidad de los transportistas, quienes rechazan la existencia de servicios por aplicaciones telefónicas, la Jefa de Gobierno habló de alternativas y de una mesa de trabajo abierta, sin abundar más.