Sábado 20 de Julio, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Biden anuncia finalmente su candidatura a la Presidencia de EU


El exvicepresidente de Barack Obama es el claro favorito demócrata para librar la dura batalla contra la reelección de Donald Trump, gracias a su veteranía y capacidad de lograr consensos.

El exvicepresidente Joe Biden se sumó este jueves a la abarrotada lista de demócratas que aspiran a desbancar en 2020 al presidente estadunidense Donald Trump, e irrumpe directamente como favorito en las encuestas. Pero tiene el reto de imponerse en un partido que en los últimos tiempos ha coqueteado con posturas más izquierdistas y busca una imagen más diversa.

Después de meses de dudas y rumores, Biden se lanzó finalmente a un campo demócrata compuesto ya por 20 aspirantes a las elecciones de 2020, con un mensaje inicial más centrado en la urgencia de derrotar a Trump que en dar propuestas políticas concretas.

“Los valores fundamentales de esta nación, nuestra posición en el mundo, nuestra democracia, todo lo que ha hecho que Estados Unidos sea Estados Unidos, está en juego. Es por eso que hoy anuncio mi candidatura para la Presidencia”, anunció Biden en un video publicado a primera hora en su cuenta de Twitter.

Biden criticó especialmente que Trump afirmara, después de que un grupo de neonazis atropellara mortalmente a una joven durante dos marchas paralelas en 2017 en Charlottesville, Virginia, que había “gente muy buena en ambos lados”. “Si le damos ocho años a Donald Trump, alterará gravemente y para siempre el carácter de nuestro país”, advirtió.

RELEVANCIA INTERNACIONAL. Biden no es un precandidato cualquiera; ejerció como vicepresidente bajo el gobierno de Barack Obama, entre 2009 y 2017, un cargo que le dio una proyección internacional excepcional.

“Me llaman líderes de países y prácticamente me suplican que haga esto, que salve al país, que salve al mundo”, afirmó Biden este miércoles en una llamada con donantes, según el portal Politico.

A LA CAZA DEL TRABAJADOR. El exvicepresidente no explicó qué le hace el candidato idóneo para vencer a Trump, pero su campaña apuesta por la combinación entre su experiencia de gobierno y la simpatía que siempre ha despertado entre los votantes blancos de clase trabajadora.

Prueba de ello es que Biden ha programado su primer acto de campaña para el lunes en Pittsburgh, en pleno corazón industrial de Pensilvania, donde la desilusión entre trabajadores demócratas e independientes dio la victoria a Trump en 2016.

ESCOLLOS Y FORTALEZAS. En contra de Biden, en cambio, juegan su edad —con 76 años arrebataría a Trump el título de presidente más anciano en la historia de EU— y su perfil de hombre blanco heterosexual, en un partido que presenta ahora a más mujeres, hispanos y negros que nunca.

Pero esos escollos no impiden al exvicepresidente amasar hasta un 33 por ciento de intención de voto en las encuestas de las primaras demócratas. Además, cuenta con un respaldo respetable entre la comunidad afroamericana gracias a su andadura con Obama.

Biden es perfectamente consciente del peso que tiene esa etapa en su precandidatura, y este mes no dudó en definirse como “un demócrata de los de Obama-Biden”, atando su campaña al predecesor de Trump ante un partido dividido entre la nostalgia de ese periodo y la tentación de dar un giro a la izquierda.

ALABANZA CON LÍMITES. El anuncio de Biden desató una cascada de comentarios. Uno de los más importantes fue precisamente el del expresidente, que a través de una portavoz aseguró que “Obama ha dicho durante tiempo que elegir a Joe Biden como compañero de fórmula en 2009 fue una de las mejores decisiones que ha tomado nunca”. Alabó también el “conocimiento, perspicacia y criterio” del exvicepresidente, pero evitó emitir un apoyo explícito a la candidatura.

UN AMPLIO CURRÍCULUM DE SERVICIO BAJO EL ESCRUTINIO DEL #MeToo. Joe Biden se ha ganado fama de ser un político honesto y genuino. Durante las últimas cuatro décadas ha servido en el Congreso de Estados Unidos, incluso en 1988 ya intentó entrar en la contienda electoral, sin éxito.

Su andadura como vicepresidente, de la mano del presidente Barack Obama, granjeó a Biden ese extra de proyección nacional e internacional que le podría ser valiosísima en esta campaña electoral.

Sin embargo, en las últimas semanas, cuatro mujeres que trabajaron con Biden en la década pasada lo acusaron de tocarlas demasiado. Caricias, susurros y besos afectuosos fuera de lugar que no pasan por alto tras el estallido del movimiento #MeToo en EU.

Biden pidió disculpas, pero se justificó argumentado que al fin y al cabo es un hombre de 76 años que se crió en otra época, una donde ningún hombre era juzgado por ser afectuoso sin permiso con las mujeres. En cualquier caso, el veterano demócrata prometió que a partir de ahora tratará con escrupuloso respeto a las mujeres que se crucen en su camino.

Hay algo más. Tan pronto como Biden anunció su precandidatura presidencial resurgió un episodio oscuro de su pasado. El exvicepresidente era el líder del Comité Judicial del Senado e interrogó con dureza a Anita Hill cuando ésta testificó en 1991 contra el juez conservador Clarence Thomas, entonces candidato al Tribunal Supremo, y a quien Hill acusaba de acosarla sexualmente durante años en el trabajo.

Según reportó ayer The New York Times, Biden llamó por teléfono este mismo mes a Hill para pedirle disculpas por su actitud hace 28 años, aunque Hill dijo al rotativo que las disculpas fueron insuficientes.

Con información de: La Crónica de Hoy.