Jueves 19 de Septiembre, 2019 - México / España
Un vínculo entre México y el Mundo
Facebook Twitter Whatsapp

Guaidó regresó a Venezuela; Maduro no se atrevió a arrestarlo


“Luego de las amenazas, aquí estamos. No tenemos miedo”, proclamó ante miles de personas que fueron a recibirlo en el aeropuerto”. Fue arropado por una decena de embajadores.

El presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó, así reconocido por medio centenar de países, libró ayer la primera amenaza inmediata que pesaba contra su persona: su arresto y encarcelamiento, nada más regresar de su viaje por cinco países sudamericanos que ya no reconocen al régimen de Nicolás Maduro.

“Luego de las amenazas, aquí estamos”, declaró visiblemente contento, luego de pasar sin mayores problemas migración en el aeropuerto de Maiquetía, que sirve a Caracas, procedente de Panamá.

Asimismo, una decena de embajadores, entre ellos el de Chile, España, Francia o el encargado de negocios de Estados Unidos, acudieron al aeropuerto para mostrarle el apoyo de sus gobiernos.

“Bienvenido, presidente”

Guaidó relató que fue recibido por la policía migratoria a la voz de “bienvenido, presidente” lo que evidencia una vez más, dijo, que la cadena de mando en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y en los cuerpos de seguridad “está rota” por la “ilegitimidad” de Maduro.

“Las Fuerzas Armadas, ¿qué más van a esperar? (...) Sabemos que el 80 por ciento está a favor del cambio, lo sabemos, se han comunicado con nosotros, nos han hablado”, remarcó tras decirse “más fuerte que nunca” en su empeño de lograr el cese de Maduro como “usurpador”, un gobierno de transición y unas elecciones libres.

Dijo a los militares que como jefe del Parlamento y como presidente encargado, “pide, exige, ordena”, que “detengan definitivamente a los colectivos y presos que actuaron el 23 de febrero” como brazo armado del chavismo y reprimieron a los ciudadanos que ese día pidieron el ingreso de la ayuda humanitaria al país.

Como si fuera el Papa

Allí en el aeropuerto le esperaban miles de personas, que aplaudieron aliviados a Guaidó, nada más verlo aparecer en la sala de llegadas. “Sí se puede”, gritaban ciento de seguidores, un lema que contagió a las miles de personas que se apostaron a lo largo de la autopista y en las calles de la capital venezolana, para saludar la llegada de su nuevo líder político.

“Estamos en una dictadura y no van a entregar voluntariamente el poder, tenemos que presionar”, dijo a periodistas Guaidó, luego de hablar a una multitud que se ­reunió en el este de Caracas para recibirlo tras su paso por Colombia, Brasil, Paraguay, Argentina y Ecuador, donde fue agasajado con honores de jefe de Estado.

Aprovechar el momentum

Guaidó, sobre quien pesaba una prohibición de salida del país, pese a contar con inmunidad parlamentaria, no se fía del sospechoso silencio del régimen y trata de aprovechar, como dijo, el momentum para sumar sectores de la sociedad a su causa, a la espera de que los militares se cambien de bando.

“Seguiremos adelante, no tenemos miedo”, declaró durante su discurso de regreso, en el que anunció que hoy sostendrá una ­reunión con “todos los sindicatos de empleados públicos” para coordinar acciones que resten apoyos a Maduro. También convocó a nuevas manifestaciones el próximo sábado, cuando prevé que los ciudadanos vuelvan a las calles de Venezuela “decidida y determinadamente para movilizarse en búsqueda de su libertad”.

Con información de: La Crónica de Hoy.